¿COMO ACTUAR ANTE LA ADVERSIDAD? RESILIENCIA

(By Eva Burgos)

Resiliencia“Qué palabra más extraña pensarán algunos”. Hoy me gustaría contaros un secreto:

Una de las cosas que he aprendido con mi trabajo en residencias de personas mayores, con diversidad funcional, discapacidad o con enfermedades mentales, es que muchas de las personas que viven allí tienen una increíble capacidad de superación. 

Los psicólogos llamamos RESILIENCIA a esa capacidad de afrontar los problemas que inherentemente nos trae la vida a todos los seres humanos.

Todos tenemos ese “superpoder” sólo que a algunos les viene de fábrica y la mayoría de humanos tiene que trabajárselo.

En la intervención con personas como psicóloga he conocido muchos casos en que el deterioro y las enfermedades son un punto de inflexión para LUCHAR más que antes, si cabe.

Me viene a la memoria una persona que perdió una pierna en un accidente y decidió comenzar a entrenar para no perder masa muscular. Con el tiempo y siendo constante, llegó a participar en las olimpiadas convirtiéndose en un atleta.

Todavía resuenan sus palabras cuando decía: “Doctores no me dejen morir. Si tienen que cortar la pierna háganlo. Mi vida va a seguir y yo voy a seguir siendo yo, aún sin pierna”

Otro caso muy interesante el de una mujer mayor que aprendió a leer y escribir después de ser diagnosticada de enfermedad de Alzheimer.

La historia de resiliencia de una persona con discapacidad intelectual que actualmente está ayudando a otras personas en un voluntariado de protección civil.

Una mención especial para los familiares que apoyan, se reinventan y mejoran para ayudar mejor a su familiar.

La resiliencia en palabras que pueda comprender todo el mundo podría ser como el AVE FÉNIX que se restituye de sus cenizas para volar más alto y de una manera más bella.

En muchas ocasiones, participar de los proyectos de voluntariado o simplemente ayudando a un amigo, vecino o persona que necesita APOYOS (físicos, mentales o espirituales…) es suficiente para aprender a superarnos a nosotros mismos.

Saludos,

Eva Burgos. Psicóloga Sanitaria