¿Y TÚ DÓNDE QUIERES VIVIR?

¿Y TÚ, DÓNDE quieres vivir? Parece una pregunta lógica que todas las personas podríamos preguntarle a alguien en cualquier momento de nuestra vida (amigos, hijos, pareja,…).
Pero cuando se trata de personas con discapacidad intelectual, muchos les quitan el derecho de decidir.

Hasta hace relativamente pocos años, las personas con diversidad funcional morían antes que la población general. Afortunadamente, con el aumento de la esperanza de vida, algunas personas con discapacidad intelectual han alcanzado los 90 y más años.

La transición más importante en la vida de una persona consiste en el cambio del sitio donde vive. Esto puede tener consecuencias en la salud, especialmente en el caso de las personas mayores, con discapacidad intelectual o sin ella.

En la actualidad, las investigaciones subrayan la importancia de que las propias personas con discapacidad elijan dónde quieren vivir y muestren su autodeterminación.

Las mujeres y hombres con una gran dependencia, pueden necesitar ciertamente vivir en una residencia.
Sin embargo, hay muchas personas que con apoyos podrían vivir perfectamente en un “piso compartido” (viviendas tuteladas por asociaciones o la Administración).

Actualmente, estos ciudadanos se integran en la comunidad en los pisos tutelados. Allí tienen los apoyos necesarios para que gocen de los mismos derechos que cualquier otro ciudadano y de una adecuada Calidad de Vida.

Como señala Loon (2006), “en gran medida, las p.c.d.i. están
pasando por un proceso de emancipación y una creciente toma de conciencia. Se
están adoptando pasos fundamentales para el avance desde una situación de
dependencia, que ha durado muchos años, hacia una situación de autodeterminación”

En nuestra investigación (1), a través de encuestas y entrevistas, muchos han elegido, como primera opción, continuar viviendo en familia, cuando sus padres hubieran muerto o fueran muy mayores.

Actualmente, algunas experiencias que se han implantado en nuestro país, demuestran que es posible que personas con discapacidad intelectual en grado medio, puedan convivir en los pueblos y las ciudades, beneficiándose de los recursos que se ofrecen en la comunidad al conjunto de los ciudadanos.

En todos los casos, es muy importante que la persona con discapacidad intelectual aprenda a ser autónoma (cocinar, limpiar, manejar dinero, desplazarse, hacer la compra…) y que pueda decidir cosas, en la medida de los posible.

Consulta en tu asociación más próxima o en tu Ayuntamiento.
Saludos,
Eva Burgos. Psicóloga en Valencia y online vía Skype.
Contacta con nosotros

(1) Berjano, E.; García, E. (2009) “Discapacidad intelectual y envejecimiento: un problema social del siglo XXI” Editado Feaps Confederación de Federaciones y Asociaciones Pro-personas con Discapacidad Psíquica (Plena Inclusión CV)

http://www.abc.es/familia-padres-hijos/20141218/abci-discapacidad-mental-pisos-201412161136.html

https://www.fcsd.org/es/apoyo-a-la-vida-independiente-me-voy-a-casa-_10826

https://www.pinterest.es/hoptoysesp/discapacidad-intelectual/

http://plenainclusioncv.org/