La custodia para el Papá (By Eva Burgos)

Actualmente, cada vez son más las ocasiones en las que la custodia de los hijos es para el papá.
x
Bien sea por divorcio, abandono o viudez, cada vez es mayor el número de papás “solteros” que asumen la crianza o el mayor peso en el cuidado y educación de sus hijos.

Algunos de ellos han tenido que luchar contra la idea de que son las madres las que saben criar, especialmente cuando los hijos son bebés.

Existen muchos casos diferentes y cada familia tiene unas circunstancias distintas que les han llevado a tomar la decisión con valentía, de construir un hogar feliz, donde un padre solo se hace cargo de sus hijos.

A continuación os presento la entrevista que he realizado a un padre que ha elegido un Modelo de familia monoparental masculino. Manuel trabaja y reside en Valencia, y seguro que su experiencia es muy inspiradora para muchas personas.

  1. ¿Por qué decidió ser padre soltero?
  2. ¿A qué edad empezó a ser padre soltero?
  3. ¿Qué circunstancias llevaron a las autoridades judiciales a permitir la custodia exclusiva de tu hija?
  4. ¿Hubieron problemas de drogas o marginalidad en el caso del entorno de la madre?
  5. ¿Cuáles son las principales dificultades que has encontrado en la crianza de tu hija, con respecto a cuando compartías sus cuidados con tu ex-pareja?
  6. ¿Qué ventajas tiene para usted ser padre soltero?
  7. ¿Cómo aborda con su hija el tema de la ausencia de la mamá?
  8. Ahora que se acercan las vacaciones escolares, y que los niños no van al colegio. ¿De qué modo vas a organizarte para poder seguir trabajando y hacerte cargo de tu hija?
  9. ¿Te has sentido criticado o presionado, alguna vez, por amigos o familiares?
  10. ¿Ha encontrado apoyo legal para padres solteros por parte de las Instituciones gubernamentales?
  11. 1. La situación se dio así. Consideré que yo podía con ese compromiso.
    2. Sobre los 40 años. Yo tenía una hija de otro matrimonio, a la cual no pude criar y que estuvo siempre con su madre, en otro país. Y yo deseaba, enormemente, poder educar y atender a la hija que tenía cerca.
    3. La madre de mi hija pequeña y yo nos separamos, y ambos queríamos la custodia. Pero la madre se fue a vivir a una ciudad a 150km de distancia y la jueza consideró, junto con las valoraciones de los psicólogos, que era mejor para la niña estar en la ciudad donde siempre había vivido, donde estaba su colegio y su entorno de siempre.
    4. No hubo problemas de drogas. Sin embargo, los psicólogos evaluaron que la nueva pareja de la madre no era una buena influencia, al 100%, para la niña.
    5. En general, no veo ninguna dificultad. Quizá lo más difícil para mí sería peinar el pelo de la niña o ayudarle con algunas tareas de idiomas del colegio.

    No obstante, otros padres entrevistados aseguran que, debido a sus horarios laborales, les es más difícil que antes llegar a todo. Reconocen que, a veces, se sienten un poco sobrecargados, por el poco tiempo que tienen para hacer todas las tareas del hogar, y compatibilizarlas con ayudar a sus hijos con los deberes, bajar al parque o simplemente jugar con ellos en casa. En definitiva, dedicarles un tiempo de calidad.

    6. Muchas ventajas. El vínculo entre nosotros es muy fuerte. Intento enseñarle la importancia del apoyo y el trabajo en equipo en casa. Tengo la oportunidad de verla crecer feliz, de disfrutar de sus cambios, de compartir las pequeñas cosas de la infancia. E intento inculcarle valores, y que asuma sus propios compromisos, también.
    7. La mamá se ha ido despreocupando y desentendiendo de su hija, con el tiempo. Ha formado una nueva familia, con otro bebé.
    Por mi parte, intento no mentir a mi hija. He recibido asesoramiento por parte de psicólogos, y le he dicho que, en ocasiones, las personas pensamos diferente, y que los papás y las mamás también nos equivocamos.
    Y que, aunque nosotros estemos distanciados como pareja, su mamá siempre será su mamá y tendrá amor por ella.

    8. He optado por la opción del trabajo como autónomo para flexibilizar mis horarios y poder hacer coincidir mis vacaciones con parte de las de mi hija. El resto del tiempo, echaré mano de la escuela de verano y de algunos familiares que puedan ayudarme.
    9. Al principio sentía mucha incertidumbre y miedo de no saber cuidar bien de mi hija o equivocarme. Ahora creo que lo hago muy bien. Es cierto que, al principio, algunas personas creían que no podría cuidar a mi hija igual que lo haría su madre. Pero he demostrado que soy capaz de hacerlo y soy un buen padre.
    10. Conozco las deducciones en la declaración de la Renta (IRPF) para familias monoparentales. Por lo demás, no he tenido ninguna ayuda institucional

    Consulta en tu asociación más próxima o en tu Ayuntamiento.
    Saludos,
    Eva Burgos. Psicóloga en Valencia y online vía Skype.
    Contacta con nosotros

https://www.eldefinido.cl/actualidad/plazapublica/910/Que_estamos_haciendo_por_los_padres_solteros/

https://www.semana.com/vida-moderna/articulo/ser-papa-soltero/118190-3