Le Comptoir de Mathilde: Nunca sacrifiques el gusto y el placer por la estética.

Paseando por las calles de Bruselas esta semana, con un frío que quitaba los sentidos, y con unas ganas inmensas de sostener entre mis manos algo caliente. Me encontré con un escaparate que me llamó mucho la atención. En Bruselas, como bien se sabe el chocolate y los pralines son los grandes protagonistas en las calles.

Caminar por las Galerias Royales Saint Hubert , y ver como la gente contempla los escaparates, que exhiben sus obras de arte creadas con chocolate y pralines es increíble, y a la vez algo agobiante. Me quedé asombrada de ver, que los exponen como joyas creadas por los grandes maestros chocolateros de Bruselas. Además, me costó mucho poder hacer alguna foto para poder enseñaros, ya que no había manera de que los asiáticos me dejaran sitio.

Salí un poco agobiada de las Galerias, porque encima estaba lloviendo y la gente se resguardaba de la lluvia. A unas calles, me encontré con una curiosa tienda, con un escaparáte lleno de cucharillas, dónde ponía en una pizarra: «Hot Chocolate».

Le comptoir de Mathilde, una tienda que me cautivó.

Por fín algo caliente! Mi sorpresa fúe cuando me preguntó la dependienta de que sabor lo quería. Habíamás de cien cucharillas! Al final me decidí por un chocolate con frambuesa, estaba riquíiisimo!!

Por supuesto compré diversas cucharillas, para poder seguir disfrutando de éste placer aquí en Valencia. A mi princesa, le encantarón!

Le comptoir de Mathilde, además de vender chocolates de mil y una maneras todos ellos elaborados artesanalmenrte, venden galletas, mermeladas, pates para untar de antaño, con diferentes sabores… y estando presente siempre el chocolate.

Bajo el lema« C’est dans les vieux pots qu’on fait les meilleures soupes », que viene a ser algo asi, como «Es en las ollas viejas que elaboramos las mejores sopas» .

Ésta empresa se fundo en 2007, y conservando la tradición belga, ha sabido enfocarla con la innovación. Apostando en productos y dándo un ambiente de confort al cliente con muebles de madera 100% reciclada, cajas apiladas en la periferia, decoración con objetos antiguos…

Un ambiente acogedor,  cálido y tranquilizador, propicio para dejarse llevar por los sabores nostálgicos.

Os doy una buena noticia!!! No hace falta viajar a Bruselas para poder disfrutar de éste Hot chocolate, ya que tienen tienda online!!!

firma