¿Qué podemos visitar en Madeira?

Madeira cuenta con gran cantidad de jardines con vegetación exótica, que se mezclan con un precioso paisaje marino, acantilados y pueblos pintorescos.

Es un destino, que en 2017 ha sido muy demandado, ya que el precio para una semana era realmente atractivo. Es muy conocida por su vino. Sus verdes bosques de laurisilva, y sus hermosas piscinas naturales que ofrece el mar, han sido nombrados Patrimonio Mundial de la Unesco.

Funchal, capital de Madeira.

Funchal alberga unos cien mil habitantes y cuenta con un precioso centro turístico. Os recomiendo que visitéis el barrio de Velha, un rincón muy pintoresco, con sus calles de adoquines y casas bajas. Otro punto de interés de la ciudad es el Parque de Santa Catalina, con sus preciosos jardines. La lonja del pescado, y el Mercado do Lavradores, donde abundan las frutas tropicales, es otra opción que ofrece la ciudad.

La isla de Porto santo.

Es uno de los “paraísos por descubrir” del archipiélago de Madeira. Nueve kilómetros de playa con arenas blancas, ideales para disfrutar de un merecido descanso.  Sus arenas volcánicas, son famosas desde hace bastante tiempo, ya que se dice que pueden curar algunas dolencias y enfermedades.

Su capital, Vila Baleira, fue el hogar de Cristobal Colón. Una ciudad con historia que podréis visitarla, partiendo desde Madeira en ferri.

Porto Monitz.

Es una de las ciudades más antiguas de la isla. Está situada al norte entre el mar y las montañas y desde Funchal, se puede llegar en tan solo 35 minutos. Sus verdes bosques de laurisilva, y sus hermosas piscinas naturales que ofrece el mar, han sido nombrados Patrimonio Mundial de la Unesco. Pero además es muy interesante su patrimonio arquitectónico, como la Iglesia Matriz del siglo XVII, el Forte de Sao Joao Baptista, que alberga el Aquarium de Madeira o la Iglesia de Santa Maria Madalena.

Gastronomia de la isla de las flores.

Madeira, además de su vino, ofrece diferentes platos típicos como: la Espetada en Pau de Lauro, carne de vacuno en brochetas, con la peculiaridad de que no son brochetas de madera sino, como su propio nombre indica, tallo de laurel, el polvo (pulpo) y las patatas con habas y mazorcas.

Destacan sus bebidas típicas, como la Ginja, un licor muy característico de este archipiélago que se fabrica con cerezas amargas y la Poncha, una deliciosa bebida que se fabrica mezclando ron blanco, zumo de limón y miel de caña.

Espetada en Pau de Lauro

¿Te he convencido para que visites Madeira?