Ilumina tu rostro con el poder de la Vitamina C, aporta mucha luminosidad y un efecto de piel radiante. Es un fantástico antioxidante que ayuda de manera importante a frenar los signos de la edad.

Es una sustancia fundamental para la salud y que el cuerpo no la produce de manera natural, ni tampoco la almacena, por lo que hay que tomarla con alimentos ricos en vitamina C (frutas y verduras) y con complementos alimenticios. Sus efectos sobre el organismo son importantes entre ellos: es un gran antioxidante, ayuda a prevenir problemas de huesos, ayuda a metabolizar correctamente el hierro, fortalece el sistema inmunitario y nos ayuda en la síntesis y formación de nuevo colágeno, y nos ayuda a cicatrizar heridas, entre otras propiedades.

También se ha puesto muy de moda y ayudan bastante a potenciar el efecto de los cosméticos, la nutricosmética y que según los dermatólogos de la Academia española del Dermatología, es uno de los ingredientes que mejor funcionan a nivel de piel.

La industria cosmética la utiliza en numerosos productos como mascarillas, cremas, serum, ampollas,productos limpiadores,etc , para su aplicación a nivel tópico ( aplicación directa sobre la piel) por sus importantes propiedades y beneficios s

BENEFICIOS DE LA “VITAMINA C” SOBRE LA PIEL:

-Gran poder antioxidante: Reduce considerablemente el fotoenvejecimiento y protege la piel de la oxidación causada por los radicales libres, responsables del envejecimiento cutáneo.

-Ayuda bastante en la reparación del tejido causado por el daño solar .

-Mejora los niveles de hidratación en la piel, por lo que aumenta la barrera protectora de la piel.

-Estimula la producción de colágeno, esto hace que aumente la densidad de la dermis.

-Aumenta y fortalece el sistema inmunitario, haciendo que la piel está más fuerte frente a agresiones ambientales y estimula la regeneración natural de la piel.

-En concentraciones altas, reduce hiperpigmentaciones y atenta manchas.

-Proporciona bastante luminosidad y mejora la tonalidad general del rostro.

-Aumenta y mejora la circulación a nivel de capilares en la piel.

CUANDO Y COMO APLICARLA :

Se recomienda su uso durante los meses de otoño e invierno donde la radiación solar es menos intensa, y la aplicación por la noche es la ideal, se consigue un efecto más reparador mientras duermes, y evitas posibles manchas, la vitamina C es fotosensible. Se recomienda utilizar un protector solar cuando se usa durante el día, aunque estemos en época en la que el sol es más suave.

Los productos que mejor funcionan son los que lleven mayor concentración de vitamina C, los serum y ampollas suelen tener altas concentraciones de principios activos. existen productos con concentraciones del 5%, 7,5% y hasta del 15% quemes más que suficiente para notar importantes resultados.

Importante es que sepáis que la vitamina C en altas concentraciones a veces puede causar irritación por lo que os aconsejo empezar en zonas pequeñas o a días alternos y ver la tolerancia que tiene tu piel frente a este activo.

El primer efecto que notareis sobre la piel es más brillo y rostro más despejado, luego a medida que van pasando los días notaremos la piel más tersa y con una coloración más uniforme y natural.

 

La vitamina C es uno de los principios activos que más me gustan por los beneficios que aportan a la piel. Esta época del año es la ideal apara usarla y para hacer tratamientos de choque en cabina. Está recomendada para casi todos los tipos de piel a excepción de las pieles más sensibles.

¿Ponemos buena cara al invierno con un chute de Vitamina C?