Las manchas que aparecen en la piel, especialmente en rostro, escote y manos , son un gran problema y una de las preocupaciones más habituales hoy en día entre las mujeres, sobre todo después  del verano.

Las causas de su aparición son varias; desde la exposición solar, una erupción cutánea que deriva a mancha. El tipo de mancha que más afecta a las mujeres entre 25 y 40 años es el melasma, un signo de coloración oscura del que existen distintos grados y, cuanto más claro sea, más fácil será tratarlo.

Lo más importante para tratarlas y ayudar a prevenirlas es combatirlas basándonos en tres pilares fundamentales: alimentación, productos despigmentantes y cremas con color que actúan como una base de maquillaje natural aportando uniformidad a la piel.

La alimentación es fundamental para evitar la salida de manchas solares, y puede ser un gran aliado, sobre todo, las verduras, las hortalizas y las frutas. Contienen antioxidantes que previenen el envejecimiento prematuro de la piel y la protegen contra las agresiones externas, como el sol.

También los alimentos ricos en licopeno, que se encuentran en el tomate y los que contienen Omega-6 y Omega-3, como el salmón, las sardinas y las nueces, necesarios para la elasticidad de la piel.

También es muy importante beber la cantidad necesaria de agua, y para prevenirlas de cara al próximo verano, es fundamental aplicarse protección solar 30 minutos antes si vamos a tener una exposición prolongada de más de 15 minutos al sol, ya que hay que hay que hidratar la piel tanto por fuera como por dentro.

La variedad de productos que existen ahora en el mercado es muy amplia , y para las manachas existen cremas hidratante con color, rica crema en anti-oxidantes y vitamina C e incluso con filtros de protección solar y correctores que nos ayudarán a tratar, disimular y corregir las manchas. La intensidad, dependerá de la cantidad que apliques. Dependiendo del tipo de mancha que tengamos, más oscura o más clara, aplicaremos más o menos producto para potenciar el color y dar uniformidad al tono. Para conseguir un acabado natural es importante aplicarlo del centro hacia los extremos, y preferiblemente, comenzar por la nariz y los pómulos para después, con el producto sobrante, centrarte en frente, barbilla y cuello.

Como siempre digo es mejor prevenir que curar y mi consejo como experta en piel y profesional, es aplicar durante todo el año cremas que contengan protección solar y el si es posible en las horas donde el sol es más intenso tratar de protegernos la piel con un sombrero, gorra o incluso no exponer nuestra piel del rostro para evitar la salida de estas manchas que luego son tan difíciles de tratar.

No obstante no hay que preocuparse ahora mismo , ya que al volver de las vacaciones y sentirnos la piel apagada y deshidratada es muy normal, además las manchas solares hacen perder la luminosidad.

Para combatirlo podemos  recurrir a productos iluminadores y blanqueadores. Estos productos nos ayudan específicamente a minimizar la apariencia de pigmentación de la piel, reduce la aparición de tono desigual y mejora la apariencia general de la piel dañada por el sol.

Feliz Miércoles!!