¿Sabías que existe un tipo de masaje que te puedes realizarte tu misma y que te puede favorecer y ayudar bastante con tus problemas circulatorios y la pesadez de tus piernas?

Son los masajes circulatorios, este tipo de masajes favorece el riego sanguíneo y linfático, mejora la circulación y por tanto a evita la aparición de varices o a aliviar sus síntomas. Otro punto positivo de este tipo de masajes es que se puede realizar a uno mismo sin necesitar a una segunda persona.

Ya completamente inmersos en  la nueva rutina de trabajo, a medida que van pasando los días y las semanas, se nos hace más pesado: madrugar, estar todo el día fuera de casa… Y las piernas son una de las zonas que más lo sufren, tanto si tu trabajo es estar de pié o al contrario por estar sentada.

Las piernas pueden dar sensación de cansancio, de pesadez, y todo ello debido por la insuficiencia venosa. Algo que podemos hacer para que no nos molesten tanto al meternos a la cama, es darnos un pequeño masaje nosotras mismas.

Hay muchos tipos de masajes terapéuticos pero el que nos interesa para mejorar el retorno venoso, es el masaje circulatorio. Este tipo de masaje puede ayudar a activar el riego sanguíneo y linfático, a favorecer la circulación y por tanto a evitar la aparición de las varices. Otro punto positivo de este tipo de masajes es que se puede realizar a uno mismo sin necesitar a una segunda persona que  nos lo dé.

Puedes ayudarte con un gel especial venotónico o flebotónico o una crema relajante especial para piernas cansadas, un truco muy sencillo es guardar este tipo de producto en la nevera, al estar frío la sensación de alivio será aún mayor.

El mejor momento del día para hacer este tipo de masajes es la tardeo noche, cuando llegamos a casa después de todo el día fuera de casa. Para realizarlo lo mejor es ir por zonas, comenzar desde la parte de los tobillos e ir hacia la pantorrilla, desde abajo hacia arriba siempre para favorecer la circulación de retorno. Mantener siempre el movimiento ascendente y circular en la pierna ayuda a mejorar el retorno de la sangre al corazón. Si lo realizamos, además, con las piernas elevadas la sangre fluirá con mayor facilidad. Para ello coloca un cojín debajo de los pies. Con este tipo de masaje puedes mejorar tu circulación y sobretodo conseguir una sensación de ligereza y descanso en las piernas.

¿Te animas a probarlo? Seguro que notarás el resultado desde la primera aplicación.

Feliz lunes!!