A veces es difícil apreciar una fiesta declarada Fiesta de Interés Turístico Nacional y Bien de Interés Cultural Inmaterial con 340 años de historia como una fiesta alternativa, sobre todo cuando ésta tiene tantos años de tradición como en este caso, pero si he preparado este espacio para poder compartir mi experiencia este año en el Sexenni, es porque realmente creo que se trata de una fiesta diferente y alternativa, así que pasaré a detallar esos motivos que me han llevado a esta reflexión:

El Sexenni , como uno de los datos que la hacen especial frente a la mayoría de las fiestas tradicionales, es que se celebra cada seis años desde el siglo XVII,  no cada año como la mayoría. Desde su comienzo ha conservado intactas las tradiciones que la envuelven como las danzas , así como la gran belleza estética de las calles de esta ciudad amurallada, adornadas con tapices de papel rizado con arte y esmero.

Desde que en 1672 la Mare de Deu de Vallivana librara a los morellanos y morellanas de la peste, según los documentos en los que este hecho se registró, en señal de agradecimiento por esta acción relacionada directamente con la Virgen y como muestra de devoción, las autoridades civiles y eclesiásticas del momento, así como los vecinos de antaño, hicieron voto de celebrar esta fiesta singular cada seis años, y así ha sido desde entonces, sólo alterada en tiempo de guerras, comenzando de este modo lo que conocemos como el Sexenni, fiesta exclusiva de Morella, de las que ya se han celebrado nada más y nada menos que 54 hasta la fecha, durante la segunda quincena de agosto.

Imagen de una de las vecinas morellanas que a pesar de la edad, acostumbrada a las cuestas y escaleras constantes, se dirigió con cierta prisa a su compromiso sexenial con la Virgen de la Vallivana.

Durante nueve días, después de la romería que se dirige a pie hasta el Santuario, para trasladar desde allí la Virgen hasta la ciudad  el fin de semana previo al Sexenni propiamente dicho, tienen lugar las procesiones de retablos con danzas junto a cuadros bíblicos, que recorren las principales calles de Morella.

Los retablos están formados por las tradicionales danzas de los Torneros, Artes y Oficios, los Labradores, los Tejedores, las Gitanetes, la Corronquina y la Jota de Morella  que se combinan en su recorrido por las calles con el Carro Triunfante, en el que suben los más pequeños del pueblo vestidos de angelitos, el Cuadro de Heroínas Bíblicas, las Santet y Miraverges, con los Cabezudos como “guías” del recorrido.

Los tapices que decoran las calles de Morella

Las calles de Morella se engalanan para recibir a su Virgen de tal manera, que no dejan ni un sólo rincón sin decorar. Antiguamente, aunque la estética también era muy cuidada, se reducía a la decoración de los portales de las casas que vestían elegantemente con adornos florales compuestos por plantas aromáticas, pétalos y enramadas. Y aquí es donde reside uno de los motivos por los que me parece una fiesta alternativa e incluso sostenible en sentido ecológico, ya que ha ido evolucionando desde hace años hasta llegar a realizar estas decoraciones con flores hechas de papel,  para conservar su belleza durante todo el novenario y para lograr otros resultados más variados y originales en los que la creatividad de los morellanos y morellanas , se libera cada seis años un poco más. Durante este proceso de sustitución de flor natural a flor de papel, se fueron introduciendo diferentes técnicas de doblar y trabajar con papel de seda, que ahora es el gran protagonista de las obras de arte de Morella.

Para poder lucir así de bonitas, los vecinos se preparan y trabajan durante todo el año en la confección de estos tapices de de finísimo papel rizado y de papel plegado de mil y una formas. Sólo hay que acercarse un poco (sin tocar, eso sí), para comprobar la delicadeza de estos adornos, fruto de un laborioso  e impresionante trabajo de artesanía popular con papel de seda (se incluyen alguna otra variedad de papel, pero éste es el principal). Auténticas obras de arte artesanal que se combinan con una iluminación especial (cada 6 años es si cabe más especial) , colocada estratégicamente para que luzcan preciosas por la noche, a la caída del sol.

El papel rizado

Tanto las carrozas como los tapices están decorados con papel rizado. Este año con formas de pájaros exóticos y  flamencos, tan de moda estos últimos años, por lo que no podían faltar….Y esta es otra de las razones que la convierten en una fiesta alternativa, ya que manteniendo la tradición intacta, incluyen un montón de detalles para conquistar tanto a los más pequeños como a los adolescentes ya que ambos grupos de edad son los verdaderos protagonistas de los retablos de esta fiesta.  La técnica usada para la elaboración de los tapices es una técnica local, muy laboriosa, pero que da unos resultados impresionantes, tal y como se puede apreciar. Se trabaja principalmente con papel de seda, que se corta en pequeñas tiras con una máquina de coser rectificada (tiene una cuchilla en la punta ). Después de haberlo doblado y cortado, se frota con un trapo haciendo círculos (como manda el Sr Miyake…”dar cera, pulir cera..), para que las puntas cortadas se vayan rizando. Posteriormente se desdobla el papel y se sigue rizando, para que se logre el rizo perfecto. Una vez preparado el material, sólo queda cortar el papel en pequeños trozos e ir pegándolos a un tapiz, que se ha dibujado, marcado ( o impreso) previamente. El pegado con la cola se pone en la parte no cortada del papel, de forma que el rizo está en la parte superior. 

Además de esta técnica local, con el mismo tipo de papel, el de seda, se emplean otras con iguales resultados impresionantes,tales  como el “munyit”, la “fulleta” o el “caragolillo” .

En una de las calles , la temática de los tapices elegidos son las películas de los Oscar de Hollywood. Desde luego, a pesar de que no son imágenes perfectas (yo desde luego no las habría hecho mejor seguro), lo que sí denotan  es que llevan consigo horas y horas de un laborioso trabajo , bastante difícil de valorar si se desconoce la técnica (la explicada anteriormente) .Encontrarme esta calle dedicada al cine con películas como Ben Hur, muy de mi infancia y juventud (mi padre creo que la ha visto más de 20 veces), en medio de una celebración de corte religioso, logra ser la alternativa ideal para que se acerquen a Morella personas de toda índole, que finalmente, tras ver todas las danzas y después de hacer todo el recorrido,  terminan “rendidas a los pies” de la Virgen, al disfrutar del arte que tiene Morella en su Sexenni.

Una de las razones  que hacen singular esta fiesta y que la engrandece, es el mérito de que tras este impresionante trabajo, están los vecinos y vecinas de la localidad,  quienes participan activamente en la elaboración y ensayando para representar los personajes del Retaule, así como recaudando fondos para que luzca preciosa, logrando hacer comunidad y atrayendo a los vecinos intermitentes a que se hagan casi fijos de nuevo, al menos un año antes del comienzo de las fiestas. Lo que viene siendo Tejer en comunidad aunque no haya agujas aunque sí mucha seda. 

Una de las calles en las que la temática es la representación de los Pueblos más bonitos de España.

Fotografías de los mantos de la Virgen de Vallivana que se han ido realizando exprofeso para ella, cada seis años, desde hace 340.

Torneros

Es la Danza de la Ciudad, la principal y más especial, que recuerda sin duda a las florentinas, por los trajes y por las piruetas.
Está formada por nueve danzantes, más exactamente por los jóvenes que están próximos a la mayoría de edad. El que lleva un traje oscuro, denominado ángel, encabeza la comitiva, y el resto combina su desfile marcando el paso con la varita con la realización de vistosas y espectaculares piruetas, ejecutadas siempre al toque del tambor y de la gaita, colocados en fila india y con una separación de 5 metros uno del otro.

Corronquina

Recuperada para el 52 Sexenni, esta danza queda adscrita al Gremio de la Gent Gran en la que
jóvenes con trajes de morellana y morellano danzan este baile acompañados de la Ronda, con guitarras, bandurrias, laúdes, y un grupo de cantadores ataviados con chalecos de manta morellana.

Gitanetes

Originaria del Sol de Vila, ahora está danza está adscrita al Gremio de la Juventud,  una de las más antiguas de la ciudad, en la que ocho niñas vestidas con trajes con faldones, mantón de Manila y delantal corto, bailan con las castañuelas alrededor de un asta cruzando unas cintas que van componiendo una bonita y curiosa trenza de colores.

Arts i Oficis

Ocho niños con  trajes que recuerdan mucho los florentinos, bailan con un arquito al ritmo de la gaita y del tambor.
En otro momento de la danza hacen una pantomima (haciendo muecas y fingiendo que se hacen daño con las herramientas con las que “trabajan”) de los diversos oficios que representan (sillero, impresor, carpintero, sastre, obrero, herrero, zapatero, tejedor).

Teixidors

Danza incluida en el Gremio de las Artes y Oficios, en la que ocho niños sujetan con una mano una cinta que va ligada a un asta haciendo trenzas y caracoles diversos mientras que con la otra mano tocan las castañuelas.

Además, el Retaule también cuenta con cuadros bíblicos que pretendían divulgar los contenidos de la Biblia entre la población analfabeta. Destaca el cuadro de Heroínas Bíblicas con protagonismo de la Reina Esther, seguida de otras cuatro heroínas con espectaculares vestidos en los que el raso y la seda de nuevo están presente, como no podía ser de otra manera, especialmente en la gran capa de seda salvaje con bordados dorados que lleva la reina. El Carro Triomfant, David con la cabeza de Goliat, les Santetes y les Miraverges también participan en cada Retaule del novenario.

Llauradors

Nueve niños y nueve niñas danzan al sonido del tambor y la gaita, haciendo peculiares caracoles.
Las niñas llevan mantón de Manila y van con traje de labradora, los niños, también de labradores, llevan unos sombreritos triangulares muy característicos con borlones, flores y bordados. El niño del centro, porta un arado a la espalda y en la procesión pronuncia la relación ante la Virgen a la puerta de la Cofradía. Esta danza corresponde al Gremio de los Labradores.

Organización del Sexenni en gremios

Tras todo el recorrido por el Retaule, debo explicar que el Sexenni de Morella se organiza por gremios. Cada uno de ellos organiza uno de los nueve días de fiesta mayor con el esfuerzo e ilusión que la celebración merece, haciendo méritos durante 6 años para poder participar activamente en las procesiones. Así, el primer día pertenece al Ayuntamiento y el clero, el segundo a la Gente Mayor, el tercero a los Labradores y Ganaderos, el cuarto a la Colonia Morellano-Catalana, el quinto a los Morellanos Ausentes, el sexto al Gremio de Profesiones, Industria y Transporte, el séptimo al Comerció y Turismo, el octavo a Artes y Oficios y concluye el Gremio de la Juventud con un Retaule más desenfadado y festivo el noveno día que siempre sorprende y que hace de nuevo, que este fiesta sea alternativa y especial, ya que cede un espacio especial para esa franja de edad tan poco dada a celebrar este tipo de fiestas que habitualmente quedan relegadas a la participación de la gente mayor.