Hoy os quiero hablar de alguien ..o mejor dicho de “alguienes”, porque no sería justo hablar de una de esas “alguien” sin hablar de las demás “alguienes” que tienen en común algo muy valioso y que veo necesario dar a conocer en toda su dimensión.

Hace unos días, a principios del mes de Marzo, más concretamente el día 9 (un día después del día de la Mujer..¿casualidad?..no creo), llegó a mis manos un artículo en el que se hablaba de una mujer valenciana de 87 años que había descubierto la herramienta Paint del Windows 98 a partir del momento en el que sus hijos le regalaron un ordenador, para cambiarlo por los pinceles, el óleo y el aguarrás, que había usado hasta ese momento como manera de expresión creativa, ya que dada la enfermedad de su marido, por los fuertes olores de los materiales, habría tenido que renunciar por completo a su vocación artística de no haber sido por ese programa.

Gracias a Dios, sus hijos fueron rápidos y salvaron a Concha de abandonar su vocación y de privarnos con una gran obra que ahora comparte con el mundo y que ya más de 10000 personas le agradecen a diario.

https://www.instagram.com/conchagzaera/

Estando todavía saboreando el descubrimiento de la obra de Concha García Zaera, pocos días después me encuentro con una grata sorpresa y es que la gran ilustradora Ada Sinhache, artista valenciana a la que sigo desde el año pasado, publicó en facebook que su madre era alguien a la altura de Concha, una maña de Zaragoza que lleva viviendo en Valencia desde hace ya 60 años y que también descubrió la herramienta Paint para el disfrute y gozo de personas como yo.

Lo que demuestra por otro lado, es que si bien la tecnología suele ponerse al servicio de los más jóvenes, pensando que ellos mejor que nadie podrán exprimir todo el potencial, la realidad es que sólo las personas con gran paciencia y con curiosidad sin filtros, son las que realmente pueden aprovechar mucho más las cualidades de los programas que normalmente son desaprovechados por la mayoría de usuarios que pagando mucho, se quedan con el 10% de su potencial (un ejemplo de lo que ocurre con las cosas de la vida, vivimos por encima de nuestra economía y por debajo e nuestro potencial…)…y es que el ARTE NO TIENE EDAD.

Francisca Fernández Sanz es la madre y abuela de una saga de artistas que he ido conociendo poco a poco y a las que pienso seguirles la pista bien de cerca porque a cada descubrimiento de cómo un gen artístico deja huella, me vuelvo más loca (el disfrute extremo del arte provoca una especie de locura maravillosa que activa muchos de los sentidos y revoluciona las neuronas creativas).

Francisca, nacida el año 1931 (casi el mismo año que mi padre), mostró desde pequeña que tenía evidentes facultades artísticas pero no fue hasta la posguerra cuando pudo estudiar acuarela en la Academia Abel Bueno y Dibujo Artístico en la Escuela de Artes y Oficios de Zaragoza donde llega a recibir un premio a los 16 años.

Muchos años después, con la creatividad e ilusión por pintar intacta, en el 2007, participa en un curso de informática para mayores y además de familiarizarse con cosas básicas de ordenador, descubre el programa Paint del que se enamora y que exprime hasta la última gota (como si de un tubo de pintura mágica se tratase) hasta llegar a lograr hacer obras de arte como estás.

Ada Sinache, una de las hijas de Francisca, estudió Diseño Gráfico en la Escuela de Artes y Oficios de Valencia y en la Escuela Superior de Arte y Tecnología (ESAT).

Tuve la suerte de toparme con ella en Instagram gracias a sus fantásticos Miniretratos, que encontré al buscar vínculos y relaciones con un proyecto que tengo llamado MiniYos de los que ya os hablaré más adelante. Estos Miniretratos me robaron inmediatamente el corazón y fue la ventana para adentrarme a un mundo lleno de imaginación que nace del corazón de esta gran artista.

Poco después, una amiga me habló de ella y me enseñó otras de sus ilustraciones que había descubierto en una feria de artesanos y me habló maravillas de ella, tanto por su calidad artística como humana, y no la relacioné hasta más tarde con esos miniretratos que tanto me habían gustado hasta que de nuevo, profundicé entre sus creaciones y me topé con este dibujo que ya tiene espacio reservado en mi hogar…

Ha realizado las ilustraciones de varios libros y cuentos y ha participado en varios proyectos preciosos , llenando de color, con su estilo particular y totalmente reconocible. Participa activamente en exposiciones, ferias de diseño, ilustración, etc.. y en diversos proyectos artísticos multidisciplinares, porque la que tiene arte, le gusta compartir y expandirse…. y para muestra un botón.

Cuando digo que se sumerge en proyectos muy diversos, lo hace y de qué manera!, hasta con unos sencillos Post-It (proyectos IPOSQUINYOU ) es capaz de plasmar su arte!.

A través de estos pequeños papeles demuestra que el Arte no tiene un Soporte Fijo (como tampoco tiene edad, tal y como se ha demostrado textos ariba), transmitiendo con estos pequeños papeles que no sólo el arte sino la humildad artística corre por sus venas… y eso hace que la admire aún mucho más.

El colmo ha sido conocer a la nieta de Francisca, Marta, quien también ha heredado su gen artístico y que con su estilo propio y personal, ha llegado a plasmar. Fue ella quien me contó que no sólo su madre y su abuela son asrtistas como ella sino también su tía, hija de Francisca que se llama Gloria.

Ella no tiene blog ni cuenta de facebook ni tampoco de Instagram, pero gracias a Marta, os puedo enseñar alguna de sus creaciones.

Se trata de grabado en madera y se llama “roja en el bosque” …No sé vosotr@s, pero yo veo claramente a Caperucita y el hecho de que haya alas en el Bosque me gusta mucho, pero si no fuese así, tampoco importa, el arte comunica, trasmite e invita a soñar y a viajar por nuestra mente para liberar sentimientos.

Esta obra pertenece a un proyecto de fotografía sobre medianeras de casas que se llama “Sensación de identidad” , sin duda una obra maravillosa, porque sólo quien tiene una mirada inocente, ve más allá de las ruinas o restos de un espacio que para otros es un espacio muerto o un cementerio de recuerdos sin dueño…

Y claro, ha llegado el momento de hablaros de la benjamina de esta saga de artistas, la heredera del gen de Francisca y de Ada Sinache, quien totalmente llena de entusiasmo, habla tanto de su abuela, de la que se le llena la boca de piropos y lindezas, como de su madre o su tía a las que admira mucho. Eso es lo más bonito, que todas estas mujeres se admiran unas a otras, que lejos de pensar quién es más artista de las cuatro, todas se expresan de una manera especial y única y se elogian las unas a las otras, como deberíamos hacer todas las mujeres, artistas o no.

Marta es pura frescura, desprende ilusión por los cuatro costados y eso que sólo la he conocido a través de messenger, ya que no nos hemos visto en persona porque su sed de aventura la ha llevado a artistear de un lado a otro.

Lo más mágico de todo esto, es que sin saberlo, buscando imágenes para poder compartir con vosotros, he descubierto que ella es quien pintó el burro que se encuentra en el mural enfrente de mi casa en Massanassa!!. Participó junto a otras mujeres en la primera intervención artística del pueblo y cosas de la vida, yo lo he hecho en la segunda de estas intervenciones …

QUE VIVAN LAS MUJERES ARTISTAS!!!!

Y es que una vez más debo decir que no creo en las Casualidades…