Hace tiempo que quería retomar algunos post que dejé medio preparados aprovechando que la memoria, después de volver de Nueva York, aún estaba fresca, pero los tuve que posponer por la llegada de la Navidad y hasta ahora no había encontrado la ocasión…y no, no ha sido este el momento elegido como algo forzado, sino  porque algo curioso me ocurrió ayer y es que cuando estoy resfríada, suelo dormir mal por lo que recurro a ver películas o series que me ayuden a dormir..no sé si me explico…me refiero a películas aburridas o “tranquilas” para que me entre sueño y consiga dormir, ya que si por el contrario me interesan, el insomnio se apodera de mi…

Y  ¿qué tiene que ver el insomnio, las películas tranquilas con Brooklyn , Valencia, el pan, la Moda y Hemingway?

Pues como si de un sueño extraño o una novela de nonsense se tratase, en realidad todo está más relacionado de lo que parece y paso a contaros el porqué.

Probablemente muchos no habréis oído hablar de una película coproducida entre España y Estados Unidos, estrenada en el 2016 y llamada “Mi Panadería en Brooklyn” de Gustavo Ron e interpretada por varios actores españoles: Blanca Suarez y Aitor Luna como coprotagonistas  y como actor secundario: Enrique Arce (valenciano)(primeros dato a tener en cuenta en todo este asunto..).

Así que si no la conocéis quizá es porque siendo una comedia romántica ubicada en un enclave maravilloso , por alguna extraña razón no ha conseguido el efecto deseado, pero como no estoy para hacer una crítica a la película en sí, sino para desvelaros los misterios que relacionan todas las cosas antes mencionadas, seguiré con el hilo de esta historia que quizá tampoco tenga suficiente consistencia como yo creo y resulte un fiasco…

Pero ante la duda y pese a todo, he decidido seguir adelante después de haber comenzado esta charada, dando por relacionadas ya al menos dos cosas, el Pan y Brooklyn, ya que la historia de la película tiene como escenario principal una preciosa panadería tradicional que dos primas deben sacar adelante.

Una vez desvelada esta parte, ¿qué nos queda?, Valencia , la Moda y Heminway, ¿verdad?

Pues bien, la Moda , que es mi especialidad y sobre lo que suelo escribir principalmente en este blog, era el tema protagonista en un inicio, antes de toda esta historia enrevesada de señales aparentemente inconexas y que para mí han existido sólo para ser disfrutadas por amantes de los enigmas como yo.

Y es que si algo se puede destacar en la película es precisamente el aire estético (en cuanto a moda se refiere), de los protagonistas de la película y es que después de estar dos días paseando calle arriba y calle abajo en el barrio de Brooklyn, mucha de esa mezcla de estilos de los actores (todos muy diferentes entre sí), estaba representado en sus calles. A veces estilos incoordinables sólo aptos para valientes y otras, simbiosis de colores y texturas, combinaciones coherentes, llenas de gracia y acertadísma elección en los matices de sus tonalidades a juego con los edificios, etc…

Así que paso a enseñaros algunos de esos estilos que colgaban de los percheros,  sin pudor alguno, fuera de las tiendas, en medio de la calle (algo que me encanta!!!!).

BROOKLYN ESTÁ DE MODA VI : Vintage

Un paraíso para mí es encontrarme una calle llena de comercios de Moda Alternativa con parada de bicis a lo largo de toda la acera del recorrido!

Lo maravilloso de esta zona del barrio es que conviven prendas de segunda mano de estilos diversos con prendas de diseño moderno muy creativo de diseñadores jóvenes, lo que lo convierten en una perfecta mezcla explosiva y sugerente en la que casi todo vale, y no digo todo, porque aquí no se encuentran cosas muy radicales respecto a otros barrios de la ciudad en los que sí abundan esos estilos menos “amigables”…

Estoy segura de que Vivian, una de las primas, se vestiría en esta tienda, ya que soñaba con viajar a Europa y lucía un estilo muy parisino y vintage como las prendas que aquí se exponen. (Y sino, fijaros en su maleta, como recuerda a esta de la foto).

A cada paso una tienda con parte del muestrario en la calle, como en los bazares en los lugares de veraneo que sacan sus pertenencias y las exhiben provocando un tropiezo aparentemente casual con el viandante y que sin duda son un reclamo fantástico para mi cámara.

Y casi al final del recorrido me topé con una tienda en la que me tuve que detener mucho más que un simple instante, a pesar de no disponer de ningún perchero exterior, ya que me recordó a otras tiendas de Madrid, de Londres y sobre todo a una de Valencia (que ya no existe) y mi mente viajó años atrás y disfrutó de cada combinación , de cada detalle escogido con toda la intención para provocar como poco una sonrisa y un “porque no?”.

Y llegados a este punto creo que lo que me falta relacionar es Valencia con Heminway y con todo lo demás, verdad?

Parecería que la relación entre Valencia y Brooklyn era porque yo vivo en la capital del Turia, pero en realidad nada o casi nada tiene que ver conmigo y es que el final de la película está rodado en Valencia , más concretamente en La Malvarrosa, La Plaza del Ayuntamiento y el Edificio de Correos, donde tiene lugar un encuentro esperado en torno a un supuesto árbol que hay en el interior del edificio ( y que no está habitualmente) y que hace que gran parte de la historia cobre sentido y tenga lugar el final feliz esperado….

Y Hemingway?..pues curiosamente, algo que yo desconocía, es que el escritor está estrechamente vinculado a esta ciudad, a pesar de que sea algo bastante menos conocido que la que tuvo con Pamplona y  es que se cuenta, que en uno de sus viajes a Valencia, le mandó a su padre una carta contándole que ya tenía 60.000 palabras escritas de su libro Fiesta o The sun also rises.

Hemingway fotografiado por Robert Cappa en Valencia justo antes de partir hacia el frente de Teruel. Archivo de la Agencia Magnum.

Y es que Hemingway es la excusa perfecta para que uno de los protagonistas soñase en viajar por España y pasar por  Valencia, donde se encontraría con su amada, en el mismo lugar donde el premio Nobel envió la carta a su padre, allá por el año 1925 del siglo pasado.

Destacar que además de uno de los actores el equipo de maquillaje es también valenciano, porque el director se enamoró de su profesionalidad y los incorporó al proyecto sin dudarlo, por lo que un vínculo más….

Y para rematar y porque el insomnio a veces provoca estos pensamientos “de más”, el nombre de la actriz de esta película “Blanca” me hizo pensar en cuántas cosas blancas hay representativas en Valencia (el arroz, la horchata, la flor de azahar,…..) y ¿qué me decís del apellido del actor? Luna!!!! y que expresión hay típica en Valencia referida a la luna?…. “quedarse a la luna de Valencia…pues así me quedé yo al llegar y así me ha dejado..ja,ja.

Si habéis llegado hasta aquí, seguro que os habréis reído un tanto con tantos desvarios de una soñadora empedernida que pierde sueño por escribir.