Ya han pasado 12 años desde que dejé la capital, MadriZ, para iniciar una nueva vida en otra capital, la del Turia. Durante este tiempo muchas son las cosas que he descubierto y muchas las personas que he conocido.

Aquí, en Valencia no sólo encontré de nuevo el amor, también me encontré a mi misma y pude averiguar, eso sí, lentamente, cuál podía ser mi misión en este mundo…

Toda búsqueda lleva consigo sufrimientos, incertidumbre, lucha externa y combate interno.Y también obliga a realizar algunas renuncias o sacrificios, porque sin esas decisiones no se da el verdadero cambio y por tanto no llega a producirse la evolución deseada.

Uno de esos descubrimientos que provocaron en mi una evolución como persona y como herramienta al servicio de la sociedad a través de la infancia, fue sin duda el día en que conocí a Dani Miquel, un “cuentacanciones”, Trovador de cuentos y creador de ilusiones .

Supo cómo conectar desde el primer momento con la niña que domina cada día más a mi Yo maduro y despertó una inquietud latente desde la infancia relacionada con los cuentos y con las posibilidades educativas que contienen las tradiciones orales que recogen la sabiduría ancestral en forma de historias que ayudan a trasmitir los valores fundamentales de cualquier sociedad que se precie como civilizada.

Para entonces (me refiero al primer concierto al que asistí de Dani), yo no conocía bien la lengua valenciana (el Valencià) porque era una recién llegada y se me escapaban algunas palabras que no conseguía descifrar incluso ayudada por el contexto y por la relación que encontraba entre el italiano y francés que sí que sabía y que se asemejaba de manera sorpresiva para mi en algunas de aquellas palabras desconocidas hasta el momento y que aparecían en las canciones de Dani. Y es que si algo tengo que agradecerle a él especialmente, es que se haya erigido en un defensor, protector y difusor de una lengua avocada a la desaparición (sino se cuida a tiempo), que como todas las lenguas contiene mucha sabiduría tradicional y que a través precisamente de las canciones populares , no sólo se trasmite la historia de nuestros antepasados, sino que salen a la luz las emociones escondidas de muchas generaciones que han puesto nombre a las cosas y a los sentimientos y que en realidad no tienen una traducción exacta, es por ello que es tan importante conservar la riqueza que contiene cada una de las lenguas que aún existen y en mi caso yo ya he puesto remedio a ello, estudiando por fin , no sólo para poder entender las letras de las canciones tradicionales que tanto me gustan , sino para poder incluso contar historias nuevas con esa nueva lengua que quiero incorporar a mi gran baúl de los aprendizajes de la vida.

De todos modos, debo decir, que pese a mis carencias lingüísticas, no he encontrado impedimento alguno para viajar con mi imaginación a todos los lugares que Dani cantaba y contaba y es porque esas historias en realidad son universales, son cosas que con seguridad, de manera muy similar se cantarían en muchos lugares del mundo con unos u otros instrumentos y eso lo hace aún más especial y necesario. 

“La tradició ha d’estar viva, cal fer-la evolucionar”

Y hablando de instrumentos, otra cosa que debo agradecerle también, es la recuperación de algunos de ellos, que siendo tradicionales y muy usados en otros tiempos, estaban siendo olvidados por las nuevas generaciones y que gracias a personas como él y como a Pep Botifarra entre otros, l@s niñ@s de hoy en día, aprenden a tocar melodías con instrumentos salidos de pequeños museos locales.

Con Dani también perdí la vergüenza junto a Rafa para poder acudir junto a muchos padres y madres que iban con sus hij@s a disfrutar de sus conciertos. Ha conseguido sin darse cuenta, gracias a su gran carisma, que siempre cantemos, que bailemos, que no paremos se sonréir y que queramos volver una y otra vez y que dejemos atrás los absurdos prejuicios que dicen que ese tipo de diversión es sólo para los más pequeños…

Hemos ido a ver sus actuaciones en pequeñas salas, en los escenarios de teatros de diversas poblaciones, en carpas dispuestas para acoger las actividades de la Feria del libro, en la Feria Alternativa y en un sinfín de espacios singulares donde la diversión siempre estaba presente, pero lo que nunca imaginé es que Dani llenaría el Teatro Principal de Valencia, espacio reservado en los últimos años a otro tipo de espectáculos.

Precisamente en un momento en el que se respira un poco de miedo en la sociedad por diversos hechos que han escandalizado a la gran mayoría de la ciudadanía, librarnos del Miedo, se hace muy necesario, y es de eso de lo que trata el último proyecto de Dani…”De Por”.

Por supuesto, sobra decir que estuvimos en ese concierto y lo disfrutamos como los que más, de hecho salimos los últimos del teatro..ja,ja.

Y si ya de por sí era especial por todo lo que ya he relatado y por otras cosas que dejaré en tintero para tiempos mejores, el hecho de que la escenografía, del atrezzo del espectáculo estuviese hecho por una gran amiga a la que admiro un montón, Lorena Comín, creadora del Disparatario, hace que aflorasen simultáneamente muchas emociones ese día.

Lorena es una muy buena amiga, una de las primeras personas que conocí en Valencia del mundillo de la artesanía y con la que congenié enseguida, quizá porque compartíamos ilusiones y teníamos sueños muy parecidos.

Por tanto, saber de esta unión entre dos personas luchadoras por la defensa de la Creatividad, las tradiciones culturales, la imaginación, la infancia y que inculcan valores fundamentales a través de su trabajo y su vida, hace que en ese espectáculo disfrutara de una especie de orgasmo múlltiple de los sentidos más inocentes y básicos.

Este es un trabajo que hice en una de las fases de un curso de Creatividad en el que había que elegir alguien a quien admirase y por un momento dudé entre Lorena y Dani.

Al final me decanté por mi amiga, imagino que fundamentalmente por la amistad que nos une, ya que hablar en este momento de una y de otro, sería casi igual puesto que la admiración está repartida en la misma proporción.

https://visaknowin6.wixsite.com/inspiracion

Llevaba ya tiempo queriendo hacer un MiniYo de Dani, ya que dentro de mi Proyecto Social MiniYo y MinitocaYo, quería hacer un homenaje a ciertas personas que suponen una influencia positiva en la sociedad, ya sean del pasado o del presente y desde luego tenía claro que Dani era una de las personas que encabezaban esta lista, (por cierto, uno de los pocos hombres que hay en ella, ya que la mayoría son mujeres).

En realidad, pese a la dificultad que siempre entraña hacer un MiniYo, fue fácil en cuanto a que Dani es muy fácil de caracterizar, ya que todo lo que tiene lo saca fuera a través de su mirada y su sonrisa.

Por supuesto no podía faltar su chaleco inconfundible ni sus gafas nuevas, tampoco su característica perilla que sólo ha cambiado de tonalidad pero que es una de sus señas de identidad…lo demás es accesorio, temporal y carente de importancia, porque sea como sea, Dani es mucho Dani, aunque sea representado en una miniatura….

Esta foto es de la página de Dani, una maravillosa instantánea que recoge la magia que allí se vivió durante poco más de una hora que pasó volando….

Y esta es la recopilación de algunos de los momentos del concierto, que por supuesto no describen del todo lo vivido en el Principal, ya que con un móvil limitado en sus funciones y dado que no se pueden capturar ni los sentimientos ni las emociones, espero que al menos sirvan para animar a los lectores a la próxima de sus actuaciones.

Con este nuevo trabajo “De por”, Dani va más allá de lo que acostumbra ya que no se queda en lo que nos tiene acostumbrados sino que se atreve por ejemplo con una versión de “La fera ferotge”, de Ovidi Montllor, o con “La muntanya de por” que cuenta a partir de una bella leyenda que “el miedo está en una montaña, en la plaza y que cada uno puede coger el que quiera, pero después lo ha de devolver”, ayudando así tanto a niños como a adultos, a gestionar sus miedos mirándolos de frente.

También incorpora una novedad con con la canción “Diguem, no”, que trata sobre el acoso escolar, y “Jo no tinc por” que también ayuda a combatir el bullying.

Jo tampoc tinc por….