Natalie, si el tiempo y la salud se lo permite, se acerca habitualmente con su teclado Roland a alguna de las calles de Melbourne, para regalar su arte al público que pasa y se detiene unos minutos a escucharla. Por este regalo artístico suele recibir unas monedas a cambio, aunque como regalo que es, por supuesto su objetivo fundamental no es precisamente el económico, a pesar de que años atrás solían ser sus únicos ingresos.

Quizá y sólo quizá, (esta es una reflexión y apreciación propia), el hecho de haberse visto avocada a tocar alejada de los grandes escenarios, después de sus experiencias personales que sin duda hicieron cambiar de rumbo su vida y su proyección profesional, tras haber tenido la experiencia de tocar para todo tipo de público en la calle por necesidad en un primer momento, le haya descubierto su vocación más notable, que es la de tocar para la humanidad sin distinción, sin entradas de por medio, sintiendo en directo, en sus propias carnes y hasta en su alma, que su arte conmueve y transforma a las personas, recibiendo cada día más y más cariño como compensación a su talento compartido tan generosamente.

Desde hace años lo que le da sentido a su vida, a su día a día, es el llevar su música por esa ciudad a la mayor parte de sus habitantes, en lugar de tocar en lugares cerrados y exclusivos para unos pocos. Interpreta tanto temas clásicos como composiciones propias que comparte generosamente con quien se acerca atraído irremediablemente, como si oyera cantos de sirena ….desde luego es una delicia escucharla (y eso que yo no he tenido el privilegio de poder disfrutar de su arte en vivo y en directo, sino a través de una pantalla).

Vive enteramente por y para la música y para expresarse de dentro hacia fuera a través del teclado, sacando de este instrumento las más maravillosas combinaciones de notas. Interpretar y tocar estas teclas, a pesar de su creciente artrosis que se puede apreciar al contemplar sus manos y lo encorvado de su espalda que cada día se va inclinando un poco más, es lo que la mantiene en pie, por eso rechaza recluirse en una residencia donde no podría tocar tal y como lo hace ahora. Ni su edad ni su delicada salud le quitan sus ganas de tocar a pesar de que ya sólo consigue caminar ayudada por un andador con gran dificultad y necesita ser acompañada por alguien que transporte su piano.

La fama de esta excelente concertista callejera de 83 años corrió como pólvora hace tiempo por toda la ciudad, gracias a la difusión que hizo su hijo por las redes sociales, creando un canal de youtube exclusivamente para ella, así como una página de facebook, y ahora es muy conocida no sólo en Melbourne , sino que actualmente, poco a poco lo está siendo en todo el mundo, contagiando su amor por la música tocada a través del piano a pequeños y grandes. De hecho uno de sus vídeos acaba de alcanzar los 9 millones de visualizaciones!

La vida de esta gran mujer es un gran misterio, ya que a pesar de que se conocen algunos detalles, la mayor parte permanecen guardados bajo llave y sólo se puede intuir lo que ha podido vivir a través de las notas que salen del contacto de sus manos con el piano que va con ella a todas partes.

Lo poco que se sabe de Natalie Trayling es que en primaria comenzó su relación con el piano en el colegio de monjas donde estudiaba; A los doce años consiguió una beca para estudiar música en el Santa Maria College y a los 15 años logró otra para la Royal Academy of Music of London, ya que sus padres no podían sufragar sus estudios a pesar de la notable genialidad musical de su hija. Entre los 13 y 14 años compuso la pieza musical que la ha hecho tan famosa en la actualidad……“genio y figura hasta la sepultura” ).

Natalie con 13 años, cuando compuso su pieza más famosa

A los 20 años se le ofreció la oportunidad de unirse a un grupo musical que viajaba y realizaba giras por toda Australia y aceptó como una salida creativa a su talento y casi obsesión por la música. Tras separarse del grupo, conocería a quien sería su esposo y con quien formaría una familia numerosa con cuatro hijos.

Natalie treinteañera, en la plenitud de su vida

Por desgracia dos de sus hijas fallecieron en 1967 y 1986 ; La primera en un accidente y la segunda a causa de la fibrosis quística.El  matrimonio se separó dos años antes del fallecimiento de su segunda hija y desde entonces no se le conoció pareja alguna hasta la fecha. En 1993 su hijo Nathan , quien no podía trabajar por problemas causados por una mala medicación suministrada, le propuso trasladarse a Melburne. 

Allí Natalie vivió en un motel de Brunswick y comenzó tocar el piano en la cámara del consejo de Moreland en Brunswick que compaginaba con tocar en una tienda de música y en la calle, para lograr mantener a su hijo y a ella, pero el dinero que lograba tocando no lograba ser suficiente y su hijo acabó viviendo en un refugio para hombres.. Desafortunadamente, tras  nueve meses, el motel cambió de gestión, por lo que se vio desahuciada, lo que la llevó a vivir durante nueve años entre la calle, en Royal Park o en pensiones a cortas temporadas.

A finales de 2003 Natalie enfermó de anemia por las condiciones en las que vivía y fue hospitalizada durante seis meses, lugar en el que compuso algunos de sus temas más conocidos y en el que dejó una maravillosa huella, ya que el hecho de poder tocar a diario, era como si recibiera una dosis de oxigeno para su espíritu que mejoró sin duda su salud y ayudó a su vez a la recuperación de otros pacientes de ese mismo hospital, además de alegrar el trabajo diario del equipo médico.

. Tras su recuperación, decidieron trasladarla a una residencia para controlar mejor su salud y que no volviese  a las calles de la ciudad, pero Natalie, que allí se encontraba encerrada artísticamente , logró por fin salir de allí en 2004  gracias a la oferta de un Gran Hotel, en el que pudo alojarse durante bastantes años a cambio de tocar su música, con la gran ventaja de que este prestigioso hotel se encontraba cerca de la residencia de su hijo Nathan, de 41 años ( el ya mencionado refugio para hombres). Durante todos estos años ha compaginado sus sesiones en el hotel con sus conciertos callejeros. Ahora es Matthew, su otro hijo quien se ocupa de ella y quien la ha lanzado a la fama mundial difundiendo su arte y otorgándole el reconocimiento que se merecía después de toda una carrera y una vida truncada.

Natalie con sus dos hijos (una familia recordada por sus vecinos con mucho cariño)

La música es todo” “Me siento parte de ella. El mundo entero es música”. (son palabras de la propia Nataline)

“Su música es dulce, algo sombría y absolutamente mágica, Nataline tiene la capacidad de llevarte a otro lugar que no puedes describir”. (son algunas de las definiciones de las personas que la escuchan en la calle.)

Miro a Natalie frente al teclado y pienso en mi abuela Manuela, de quien descubrí tan sólo hace unos días que había hecho la carrera completa de piano. Es curioso que nadie en mi familia lo haya mencionado (o al menos yo no he estado presente si se ha hablado de ello en alguna ocasión). Nunca la escuché tocar, por lo que se me ocurre pensar que quizá se tuvo que despedir de la música al tener que criar a sus nueve hijos y dejó de ser algo a tener presente hasta que se fue olvidando….aunque mi madre me mencionó al contarme este “secreto” maravilloso, que en una ocasión, siendo mi abuela ya mayor, estando mi madre presente, tocó el piano delante de algunas amistades demostrando que el talento no caduca… Lo curioso también es por otro lado ninguno de sus hijos (ni mi padre ni sus 8 hermanos) parecen haber sentido una inclinación fuerte por el piano o cualquier otro instrumento musical…quizá sea un gen recesivo que aparezca en otras generaciones y tengamos un/una pianista en la familia.

Sin más termino con algo que quizá deberíamos tener en cuenta y es una “Recomendación” de la Unesco, que de haberse hecho efectiva, ya que se propuso en el año 80, en el caso de Natalie, hubiese dado un giro a su vida y se habría adelantado su reconocimiento, pero sobre todo se habría evitado dormir en la calle 9 años…. Esperemos que estemos atentos para que no vuelva a sucederle a nadie algo así y que el talento pueda universalizarse de esta manera, cuidándolo como si tratase de un edificio singular protegido por los gobiernos.

Condición del Artista

La Recomendación de 1980 relativa a la Condición del Artista (UNESCO)

La Recomendación relativa a la condición del artista fue adoptada por la Conferencia General de la UNESCO en 1980. Su objetivo es fortalecer las políticas y medidas para hacer frente a la situación profesional, social y económica de los artistas, lo que les permite trabajar, crear y organizarse con éxito en un entorno propicio. En este contexto, se ocupa de cuestiones de formación, seguridad social, empleo y condiciones fiscales, también reconoce el derecho de los artistas a organizarse en asociaciones profesionales.

PD. Letra de una composición de Nataline que describe como nada su vida y su sensibilidad.

“The Words that my Daddy once Said”. (Written by Natalie Trayling)

All my life I’ve been a wonderer
Nothing ever would settle me down
I was always laughing and singing
Moving from town to town
But I was only pretending
For at night as I lay in bed
I’d cry so much when I’d remember
The words that my Daddy once said.

Have faith my child in God
When everything goes wrong
He’ll guide you on your way
And he will make you strong
And when your friends have gone
And you find you’ll all alone
No matter what you’ve done
You’ll be always welcome home

Many days have now gone by
Since I left mum and dad
But I was wild and restless
And often I’d make them sad
So I travelled all over Australia
The wine often went to my head
But even then I do remember
The words that my daddy once said.

Have faith my child in God
When everything goes wrong
He’ll guide you on your way
And he will make you strong
And when your friends have gone
And you find you’ll all alone
No matter what you’ve done
You’ll be always welcome home

Now my days of travelling are over
And at last I have settled down
No more will I ever wander
Moving from town to town
And when my children get older
And for me for guidance they come
I know I’ll able to tell them
For that person is me their mum

I’ll say
Have faith my child in God
When everything goes wrong
He’ll guide you on your way
And he will make you strong
And when your friends have gone
And you find you’ll all alone
No matter what you’ve done
You’ll be always welcome home

Regards to you all

– Matthew Trayling.

These be the words of a song mum wrote many years ago and in hoping in a recovery, will be recorded if she be able. This an update for my dear mum, while waiting for a cat scan that we can only hope will not reveal what one would fear.
So until then…
Thank you all beautiful people that hold my mother in such high regard…as she holds you all equally in that regard as do I her son.
Today I wheeled her down to that piano in A&D and took her out into the sunshine…while we both knowing what we would rather not know…and still even now may not be the case hopefully.

All of you who pray please do..but remember we all must realise and accept Gods will. Pray..please pray that it be Gods will for her to be with us all for many more years to come..but not just for us, but for her being and living with us in her own unique and individual way..and be free. x
Bless you all… Matthew & Natalie.

Todas las fotos proceden de la propia página de Natalie.