Hace ya 11 años, mientras trabajaba en Nu Kua , como ya os conté, descubrí que había cada vez más proyectos dedicados a la moda sostenible, en la que las ONGS a través de la cooperación internacional, formaban a mujeres para confeccionar prendas que vender en occidente La idea inicial surgió como resultado de una serie de experiencias personales vividas por su fundadora, y actual presidenta Elena Madroñal, en sus frecuentes viajes a la India. En estos viajes se pudo observar la vida de la mujer en los suburbios, en el campo, en el hogar. Se examinó su comportamiento en la casa, en la calle, en los mercados, en el templo; se vio el tipo de relaciones que establecía con su esposo, con sus hijos, con los invitados. Y se pudo constatar su despertar al mundo activo, su anhelo de aprender, de su deseo de cambiar y de procurar a sus hijos un futuro. Lo sorprendente, a los ojos de una mujer occidental, era la manera como aquellas mujeres manifestaban sus aspiraciones: con una actitud curiosa, en silencio, sin estridencias, con serenidad pero con una absoluta resolución.

 

La Asociación Rudraksha empezó a colaborar con dos organizaciones sin ánimo de lucro asentadas en estados de características políticas y religiosas distintas:  KERALA, MAHARASHTRA. Entre los años 2003-2005 colaboró en un Fondo de Pensiones para Viudas en el estado de Kerala.

 

En los mismos años de 2003 a2005, Rudraksha colaboró en el proyecto de rehabilitación de un local para instalar una tienda de Mumbai (Bombay) en el Estado.

 

Con la experiencia adquirida, la Asociación Rudraksha empezó a plantearse la posibilidad de crear un proyecto propio de cooperación con mujeres indias. Tras una serie de reflexiones y estudios de posibilidades se decidió asentarse en la ciudad de Bodhgaya, en el Estado de Bihar, y realizar los proyectos propios:  una escuela-taller-textil, una cooperativa autogestionada y una guardería infantil.

 

 

Era indudable que las mujeres occidentales, ya establecidas profesional y socialmente en el mundo moderno, podíamos hacer mucho para ayudar a aquellas en su despertar. Pero era igualmente incustionable la serie de cosas importantes que las mujeres indias nos podían enseñar.

De esta manera nació la idea de Rudraksha, prioritariamente, como un acto de gratitud hacia la mujer india, por todo lo que era capaz de enseñar a través de su silencio, de su mirada, de su fuerza interior, de su amor incondicional, a la vida, y por su entrega generosa, altruista y desinteresada.

 

 

Los Objetivos del Milenio 2015

 

La cumbre de la ONU, concluye,  sobre los Objetivos de Desarrollo del Milenio que se celebró en Nueva York en el año 2000 y tras la caída del muro de Berlín,  la adopción de un plan de acción mundial para alcanzar los ocho objetivos de lucha contra la pobreza para su fecha límite de 2015 y el anuncio de los principales nuevos compromisos para la salud de las mujeres, los niños y otras iniciativas contra la pobreza, el hambre y la enfermedad.

 

Partiendo de una decisión básica en nuestro proyecto como es el absoluto y total respeto hacia la cultura, las costumbres y los métodos de actuación del lugar de origen, y en el afan del cumplimiento máximo de dichos objetivos de acuerdo con nuestros recursos financieros, Rudraksha ha realizado un estudio donde se estable una relación entre los Objetivos del Desarrollo del Milenio y los objetivos de Rudraksha. Para ver esta correspondencia pincha aquí.

 

La Declaración Universal de los Derechos Humanos

 

Más de cincuenta años después de que la Declaración Universal de Derechos Humanos prometiera el respeto de los Derechos Humanos de todos, los activistas de los derechos humanos de la mujer han logrado que los gobiernos reconozcan que se siguen violando los derechos de la mujer y que tienen el deber de poner fin a esas violaciones.

 

Rudraksha, desde su creación en 2004, en su labor de Género se basa principalmente en los Derechos Humanos y específicamente en los Derechos Humanos de las mujeres indias.

 

Los proyectos que están en funcionamiento, no pretenden otra cosa que apoyar a la mujer india en el conocimiento y defensa de estos derechos, en el reconocimiento y respeto de sus libertades, así como su inclusión en el mundo social, legal, educativo, laboral y familiar sin distinción de casta, religión, sexo o condición social.

Por esto queremos manifestar que nuestro trabajo defiende y apoya los derechos que todos los seres humanos tenemos y en especial a las mujeres en India, las cuales todavía son víctimas de no reconocimiento y aplicación de estos derechos por parte de las autoridades políticas y sociales, sobre todo en el estado de Bihar en el que estamos trabajando.

BLUSAS FRIDA