Hoy es 24 de Abril y hace cinco años algo hizo que el mundo de la moda cambiase y también que se generase una gran revolución, ya que un día como hoy, a muchos kilómetros de aquí, sucedió un tremendo acontecimiento, el terrible accidente del #RanaPlaza en Bangladesh, en el que los nueve pisos del edificio Rana Plaza se derrumbaron. Como consecuencia de esta catástrofe murieron 1.130 personas y más de 2.500 resultaron heridas, entre los que fundamentalmente se encontraban los trabajadores de cinco fábricas textiles que operaban en el complejo y que  de no ser porque tenían entre sus clientes a una treintena de marcas de ropa internacionales, quizá nadie o casi nadie habría hablado de ellos más que a través de unas breves y simples líneas informativas en la parte menos vista de un diario o dedicándole menos de un minuto de televisión….

Cinco años después de la tragedia, el estratégico sector textil de Bangladesh, que sigue siendo el lugar preferido de muchas grandes empresas del primer mundo para confeccionar sus colecciones de “Fast Fashion”, presenta mejoras, pero continúa lejos de haber resuelto sus problemas de seguridad laboral y sus trabajadores aún no gozan  de unos  verdaderos derechos garantizados.

El derrumbe se produjo en un abrir y cerrar de ojos…. parece imposible que algo así sólo tardara en suceder en un pequeño instante antes de que se pudiesen haber avisado unos a otros en cadena. Es como si un tsunami o un terremoto imprevisto hubiese azotado esa zona industrial ya de por sí castigada por la miseria… pero por desgracia, lo que en tan breve espacio de tiempo tuvo lugar trágicamente,  no tardó tan poco tiempo en lograr sacar todos los cuerpos de los escombros y limpiar los restos de la tragedia…ya que fueron tres semanas de desesperación la que sufrieron los familiares y amigos de las víctimas que rezaban para que sus seres queridos estuvieran bajo los escombros todavía con vida… a pesar de que la esperanza se disipaba por momentos dada la dificultad y la escasez de medios.. El impacto y la conmoción por el suceso, que esta vez tuvo una gran repercusión internacional por estar implicadas grandes marcas, llevó a Gobierno, a las compañías textiles internacionales y a los dueños de las fábricas (tanto a las implicadas como a las que no) a realizar varios acuerdos para darle la vuelta a un sector que representa la riqueza de un país como  Bangladesh del 81% de sus exportaciones.

fuente: dpa/ZUMAPRESS.com/Suvra Kanti Das – Rana Plaza

Muchas son las medidas que se tomaron desde entonces, como aumentar salarios, reformar la legislación laboral y se incrementaron notablemente las inspecciones en las fábricas para así asegurar que las medidas de seguridad se cumplían, pero a pesar de los numerosos avances, de los pactos vinculantes, de las inspecciones, las tareas de actualización de las fábricas, muchas de ellas todavía no han completado la instalación de protección contra incendios (entre otras cosas), dejando por tanto nuevamente en peligro a muchas personas trabajadoras que confían en que las cosas han cambiado..eso sin tener en cuenta la actitud con la que vive occidente, pensando (sin querer mucha información) que algo así ya no sucederá porque los gobiernos se han comprometido. Porque occidente sigue consumiendo de manera excesiva y descontrolada moda efímera de baja calidad y que está confeccionada a costa de la salud y hasta la vida de muchas personas que no han nacido en el primer mundo como nosotros…

Por desgracia los accidentes siguen ocurriendo….Al menos 84 trabajadores han muerto y 452 han resultado heridos en 94 accidentes en el sector industrial de Bangladesh desde la tragedia del Rana Plaza.

Desde que comencé en el mundo de la moda creía que sabía lo que quería, pero años más tarde me di cuenta que lo que había descubierto era precisamente lo que no quería.

Cuando soñaba con lucir mis diseños en las pasarelas de todo el mundo era con la firme intención de plasmar en movimiento y que cobrasen vida aquellos sueños que mi imaginación necesitaba hacer realidad, pero no a toda costa, no si éstos sueños rompían los de otras personas, así que en mis figurines , aquellos que realizaba en la escuela, aprovechaba para incluir en ellos datos reivindicativos importantes de los países en los que me inspiraba para cada colección, ya fuese China, la India, etc . Pero eso, al fin y al cabo sólo era una sencilla declaración de intenciones y yo sabía que había que ir más lejos, mi compromiso no podía quedarse en un papel, por muy estético que este fuese.

Los dos libros que aparecen arriba son los que más claramente hablan de la industria real de la moda y las condiciones de esclavitud que sufren muchas personas que trabajan para que desde occidente llenemos cada año nuestros armarios y que se acumulen millones de toneladas de desechos textiles…. “La Moda al Desnudo” es un libro del año 2000 muy crudo pero que regala datos imprescindibles para comprender muchas cosas y que no puede dejar indiferente a nadie que lo lea. El libro de “Moda , Industria y derechos laborales” fue editado sólo un par de años antes de esta catástrofe, porque sí, no nos vamos a engañar, había mucha gente que ya alertaba de las irregularidades que ocurrían (como el caso de SETEM) y de que siendo las condiciones laborales infrahumanas, lo que ocurrió, era algo que ya se veía venir pero no se hizo nada hasta que fue tarde y muchas personas tuvieron que morir para que el mundo actuase y pusiese medidas para evitar accidentes similares.

Aquí hace unos meses os contaba algo al respecto

El ESPEJO de la MODA

Mi vida, en la que habitaban esas inquietudes de conciencia social donde la moda tenía que ser sostenible o que de no ser así, no tenía que ser, fue no sólo el motivo que me acercó al mundo del reciclaje, ya que éste fue mi origen natural, sino también hacia los proyectos de Comercio Justo y Moda Justa que empezaban a aparecer en el panorama nacional . Busqué la manera de colaborar con alguna ONG diseñando colecciones para poder vender las prendas en Europa y debo reconocer, que pese a los diversos intentos y de haber estado a punto muchas veces de conseguirlo, en parte me pesa no haberlo logrado, pero por contra eso me hizo conocer a muchas personas maravillosas y un sinfín de proyectos increíbles con los que ahora me siento muy vinculada.

Sin ir más lejos, al llegar a Valencia conseguí trabajo a los 3 días de llegar en una tienda de Comercio Justo llamada NUKUA, una tienda de 300m2 llena de objetos realizados por artesanos de todos los rincones del mundo, después de haber recibido un jornal justo y unas condiciones laborales adecuadas y en la estuve hasta que dejó de ser sostenible para sus dueños, pero habiendo dejado una huella imborrable no sólo en mi vida, sino en la de muchas personas que tanto en el primer, como en el segundo y también en el tercer mundo, descubrieron que había otra opción de consumo por el que apostar.

Cinco años hace ya desde que el proyecto Fashion Revolution comenzó su lucha por mejorar las condiciones de los trabajadores de la industria textil entre los que tanto mujeres, como hombres y también niños hasta entonces invisibles, trabajando en respuesta al insaciable consumismo occidental que devora insaciablemente la ropa, mientras ellos la confeccionan en condiciones de semi esclavitud. Así que sólo me queda dejar unos pequeños consejos:


Compra solo lo que realmente necesites, elige ropa de calidad confeccionada bajo criterios justos y mejor aún si son de diseñadores o artesanos locales, reutiliza las prendas que ya tienes transformándolas a tu gusto, intercambia o vende aquellas que ya no te sirvan y si tienes algunas que ya no sabes siquiera si están para regalar, úsalas para rellenar cojines o pufs decorativos, pero en cualquier caso, intenta que la Moda crezca en la línea que debe seguir y no permitas que haya personas que sean esclavizadas para que tu luzcas el maravilloso look que llevas hoy y que queda genial en tu último selfie de Instagram….

 

 Únete al movimiento, sólo queremos un futuro más sostenible para todos.

Aquí tienes la información de cómo participar en esta semana de Revolución de la Moda

Folleto como ser un revolucionario de la moda

http://fashionrevolution.org/wp-content/uploads/2016/04/HowToBeAFashionRevolutionary_Spanish.pdf


#QuienHizoMiRopa