Pocas personas se imaginarían estar leyendo un post sobre moda alternativa en el que las protagonistas sean unas monjas, ¿verdad?, porque bien es sabido, que no ha habido mucha evolución en cuanto a los hábitos desde las primeras congregaciones.

Los hábitos, tanto de religiosos como religiosas desde hace siglos, tienen en común  que suelen ser gruesos ropajes que cubren por entero todo el cuerpo, con varias capas y dejando básicamente al descubierto únicamente la parte central de la cara…

00MONJAS

Pero no sólo están cambiando las cosas en el interior de la Iglesia con la llegada del Papa Francisco, también hay mujeres que están renovando la Iglesia a su manera y desde luego, al menos se puede comprobar sin género de duda, que los signos externos las acompañan. Un claro ejemplo son las religiosas de Iesu Communio, la exclarisas de la Aguilera (Burgos), que lejos de estar al borde de la extinción por falta de vocaciones, varias de ellas van a instalarse en Valencia (porque ya no caben), dejando atrás el convento donde comenzaron a madurar su vocación (nada más y nada menos que 50 de las 200 que siguen en el convento origen de la orden) y lo curioso es que siguen cada día creciendo en vocaciones (creo que hay hasta lista de espera…).

Sus hábitos están confeccionados en tela vaquera y no llevan toca ni velo, sino un pañuelo atado al pelo.
Eso ya de por sí es una renovación en toda regla, pero si además le sumamos que las prendas que viste la joven congregación religiosa están tejidas con tecnología ecoeficiente, ¿cómo se las puede considerar sino las monjas alternativas por excelencia?
iesu-communio
imagen de http://www.religionenlibertad.com
La empresa valenciana Jeanología es la responsable de confeccionar sus hábitos en tejido tejano y además lo hacen de forma gratuita.
También hay que destacar que esta elección no sólo es por una simple cuestión de estética, se ha tenido en cuenta su aguante al desgaste, también su comodidad y versatilidad y porque los “jeans” son la prenda más universal, es algo que puede llevarlo desde un rey hasta la persona más humilde. «Es vaquero porque en nuestra sociedad todo el mundo los lleva. Es una forma de acercar la fe a la gente de hoy, es una prenda de total actualidad en el siglo XXI y el color es luminoso, expresa alegría» y por supuesto un factor importante, la sostenibilidad, ya que como acabo de comentar, son confeccionadas con tecnologías eficientes respetando así el medio ambiente y es que esta nueva orden va muy en la línea del Papa Francisco y de su encíclica  Laudato si’
laudato
ver más ( http://adw.org/wp-content/uploads/2015/06/2-Overview-of-Laudato-Si-Spanish.pdf)
«¿Qué tipo de mundo queremos dejar a quienes nos sucedan, a los niños que están creciendo?»
Las Iesu Communio son monjas de clausura, como la mayoría de las órdenes de religiosas, pero no tienen celdas con reja, para acercarse con mayor facilidad a quienes necesiten ayuda y/o quieran conocer su labor más de cerca .. Verónica Berzosa, fundadora y madre de Iesu Communio, se ha convertido sin quererlo en la imagen de la nueva Iglesia, como un “vendaval azul” (tal como algunos la denominan). Y es que este vendaval viene cargado de vocaciones de mujeres jóvenes (entre 18 y 35 años en su mayoría, excepto doce hermanas de más de 80 años, el resto está por debajo de los 45), guapas (y digo “guapas” por los prejuicios que hay acerca del perfil habitual de las monjas y que en este caso rompe todos los esquemas) y además con estudios superiores (en la mayoría de los casos).
 El Espíritu Santo se fijó en la pobreza y la fe de una joven de 18 años que, melena al viento y botas verde botella, llamó un día a la puerta de un convento que llevaba 23 años sin saber qué era una novicia, y que desde entonces ha reventado de velos blancos, experiencias vocacionales y profesiones perpetuas de más de cien mujeres, (ahora más de doscientas, que lo dejan todo para entregarse enteras a la Iglesia.) http://www.religionenlibertad.com/articulo.asp?idarticulo=12645&cod_aut=a12dcw21ag6ffd
C9DAD174-B5F8-DD40-F197EB81D57AC3E6
El sábado 10 de junio de 2017 tuvo lugar en la catedral de Valencia una misa de acogida a la comunidad de Iesu Communio como signo claro de bienvenida, en lo que constituye su primera fundación fuera de Burgos desde su nacimiento oficial en el año 2010.
Acudieron más de doscientas jóvenes religiosas además de más de 50 sacerdotes, el arzobispo y más de 2000 fieles entre los que destacaban varios familiares de las protagonistas de la celebración y también un gran número de curiosos que quedaron atónitos ante tal espectáculo.

La fundadora de Iesu Communio concluyó la celebración entregando al arzobispo un ramo de doce rosas rojas para que “lo haga llegar a la Virgen de los Desamparados rindiendo mi vida y la de mis hermanas a los pies de Jesucristo”.

La celebración culminó con el canto del himno de la Coronación de la Virgen de los Desamparados, patrona de Valencia, que las más de doscientas religiosas  (muchas de ellas procedentes de diferentes puntos de la Comunidad Valenciana), han entonado también.

 Pero la pregunta que todo el mundo se hace es la siguiente ¿por qué quieren ser monjas?
Y es que entre sus religiosas hay una antigua portera del Levante,  diseñadoras, abogadas, traductoras, bastantes ingenieras… y no, no es que Iesu Communio sea una orden intelectual, sencillamente representa lo que es la sociedad de hoy en día, incluso han ingresado en la orden mujeres que antes eran ateas, porque según dicen ellas mismas, Dios no llama a un tipo de personas en concreto.
Lo que tengo claro es que yo no podría contestar a esta pregunta, pero si que os animo a acercaros al Monasterio de Godella y ellas mismas os contarán de primera mano y sin tapujos el porqué, aunque para abrir boca y saciar un poco la curiosidad que os habrá suscitado, os dejo un vídeo en el que algunas dan su testimonio.

  • foto de cabecera de vidanuevadigital.com