Si tuviese que elegir un tejido entre todas las opciones que existen en el mercado actual, este sería sin lugar a dudas la seda de punto rústica, por su suavidad al tacto, naturalidad es su aspecto y hasta el olor que desprende…

Pero si esta misma pregunta me la hubiesen hecho cuando era pequeña, lo tendría claro, sería el tejido “vaquero”, el denim, sin detenerme a pensar ninguna otra opción.

Es bien sabido por quienes me conocen, que cualquier tejido natural siempre me conquista por encima de cualquier otra composición moderna, incluso si es el sencillo retor que antes se usaba para realizar los prototipos de las prendas de las colecciones de alta costura , pasando por el tejido de cáñamo, el lino o como antes mencionaba, la seda rústica.

Tenía ganas de rendirle un homenaje a estas prendas creadas a partir de algodón que se venden por todo el mundo y cualquier excusa es buena para escribir unas líneas, ya que desde niña mis prendas preferidas eran mis “rockys” rojos y también mis vaqueros. Tanto es así que bien podría haber vivido toda la infancia con estas dos prendas y el resto (sobre todo los vestidos) me habrían sobrado…

Por eso, porque soñaba con vivir el resto de mi vida enfundada en unos vaqueros, “Jeans Dream”es el título que os traigo hoy para contaros algo en lo que estoy metida..un nuevo proyecto entre miles de otros proyectos que pasan por mi vida o nacen de mi cabeza.

Y es que además, “James Dream” me sonaba a James Dean y éste actor para mí refleja la rebeldía con causa (a pesar de la película que protagonizó y que lo catapultó a lo más alto de la fama “hollywodiense”) y precisamente es lo que me siento respecto a la industria de la moda, una Rebelde con Causa…

James Dean enfundado en unos tradicionales jeans

Hace tiempo os hablé de una orden religiosa cuyos hábitos estaban confeccionados precisamente de este tejido tan versátil y fantástico como es el denim y es que algo de “rebeldía” lleva siempre consigo este material y en este caso también, una rebeldía (aunque pacífica) con causa.

Esta orden moderna (no sólo por su creciente fundación) llamada Iessu Communio, ha despertado nuevas vocaciones en una Iglesia católica un tanto “envejecida” en esos términos . Ha removido los cimientos de las órdenes formadas por mujeres reavivándolas de un modo especial, volviendo de alguna manera al origen recuperando el verdadero sentido por el que nacieron hace ya unos cuantos cientos de años, no sólo renovando los hábitos sino también la actitud y la misión de las monjas consagradas que lo forman.

Aquí os dejo el post en el que os hablaba de ellas por si queréis saber algo más.

IESU COMUNIO, LAS MONJAS VAQUERAS

Para quienes no os interese profundizar en esta orden religiosa, preciso mencionar que quienes han realizado sus hábitos (donados todos ellos, por cierto), son una empresa valenciana llamada Jeanología, de la que también os hablo un poco en el post y a la que conocí hace ya varios años en unas jornadas de Moda Sostenible que se organizaron en Valencia, empresa innovadora que con gran proyección por sus iniciativas creativas en cuanto a las nuevas formas de trabajar las prendas vaqueras de manera ecológica, están conquistando el mundo de la moda a nivel mundial.

Estoy preparando un post dedicado en exclusiva a ellos y es por eso que no me extenderé en esta ocasión, pero no podía hablar de Jeans, de sostenibilidad, de nuevos proyectos , sin mencionar a esta gran empresa de la que se me llena la boca cada vez que hablo de ella.

Ahora llega el momento de comenzar a contaros exactamente qué es lo que me lleva a dedicarle un post al mundo de los Jeans.

Como os contaba, ya desde niña, mi prenda estrella eran los vaqueros y en la escuela de diseño en la que cursé mis estudios de Moda, también esta prenda estuvo en mi cabeza a la hora de diseñar ciertas colecciones en las que quería reflejar una cierta rebeldía o disconformidad con lo que estaba establecido y a lo que yo no le encontraba sentido.

En varios de los desfiles en los que participé u organicé, incluí varias prendas vaqueras realizadas a base de retales de otras prendas de distintos tonos pero con la misma composición y coincidentes en ese peculiar color índigo que personaliza tanto este tejido tan universal.

Lamentablemente no os puedo enseñar ninguno de los diseños porque no he recuperado las fotos de los mismos, pero sí os puedo decir que años más tarde, he visto cosas similares en las pasarelas más internacionales. Y no , no pienso que me hayan copiado, sino que no estaba equivocada en mi “Jeans Dream”, sólo que quizá me adelanté a la época….

Estos son algunos ejemplos de las pasarelas de todo el mundo de los últimos años:

Ashish Fall 2013

Joseph- LONDON FASHION WEEK – SS15

Greg Lauren 2016

Marques’Almeida Spring 2016

Ha sido gracias a uno de mis viajes por la red que descubrí a una diseñadora que me conquistó enseguida con sus creaciones recicladas con tejido denim y quien me hizo despertar una vez más ese deseo de construir y deconstruir prendas con vaqueros. Se trata de Natussi y ha sido como un soplo de aire fresco en un momento en el que necesitaba sentir algo así, un impulso creativo desde el reciclaje. Esta diseñadora rezuma inocencia en sus creaciones, son como creadas por arte de magia, donde reina la fantasía e invita a soñar no sólo a quien las lleva sino a quien las observa a su paso que es precisamente lo que me gusta provocar a mi cuando hago ropa.

Sólo de pensar en construir y “deconstruir”(que no destruir), me hace sentir como una niña viendo la Bola de Cristal, escuchando aquello de “Voy a Desenseñar a Desaprender cómo se Deshacen las Cosas!” porque es eso mismo lo que me he propuesto hacer en esta nueva etapa de mi vida en la que he llegado a acumular más de 30 prendas vaqueras y a las que les quiero dar una nueva vida….será como desmontar prejuicios y organizar la verdadera realidad uniendo las piezas de manera que aunque aparentemente no tenga sentido, sea por contra la fusión precisa para que lo cobre plenamente.

Poco más os puedo decir….sólo que pronto, muy pronto, os podré enseñar las primicias de esta nueva aventura que ya vuela en mi cabeza y que está deseando ser plasmada…y es que los Jeans Dreams, como todos los sueños, se pueden hacer realidad.