KOLORIN KOLORADO
KOLORIN KOLORADO
KOLORIN KOLORADO
KOLORIN KOLORADO
KOLORIN KOLORADO
KOLORIN KOLORADO
KOLORIN KOLORADO
KOLORIN KOLORADO
KOLORIN KOLORADO
KOLORIN KOLORADO
KOLORIN KOLORADO
KOLORIN KOLORADO
KOLORIN KOLORADO
KOLORIN KOLORADO

No recuerdo exactamente cuantos años hace que apareció en mi vida el deseo de crear una marca de ropa especializada en niños, lo que sí tenía claro es que quería que tuviese relación de alguna manera con el mundo de los cuentos, y así fue como surgió el nombre de

“KOLORIN KOLORADO”.(así, con la “K” en lugar de con la “C”, dado que el apellido es Knowing y mi perra se llamaba K )

Muchas personas me dijeron en su momento que podría tener connotaciones negativas por aquello de que era el final de los cuentos, “y colorín colorado, este cuento se ha acabado”, pero para mí tenía otro sentido, con este nombre quería transmitir que los finales son abiertos, que eso de “y fueron felices y comieron perdices” es un final irreal y poco imaginativo, me gustan más los finales como el de la Historia Interminable, en la que el final no es más que el principio de toda una gran aventura para Bastian y el Mundo de Fantasía.

Y es que KOLORIN KOLORADO es más que una firma de ropa, es un mundo de fantasía al servicio de los niñ@s de todas las edades, es para aquellos que a pesar de madurar, no pierden su esencia primera, los que no abandonan su inocencia y su capacidad de sorpresa ante las maravillas que nos ofrece el mundo cada día.

KOLORIN KOLORADO crea historias y hasta espacios, da vida a sueños propios y ajenos, y sobre todo kolorinea a quien se reviste de su magia. Muñecos de tela reciclada, ropa customizada o recreada a partir de segundas oportunidades textiles, complementos realizados a partir de materiales naturales y otros muy curiosos, sacados de los sitios más extraños…