Esta semana se ha formado un gran revuelo en las redes por la entrevista de Risto Mejide Alba Carrillo en el programa de Chester, en el que la modelo denunciaba entre otras cosas la presión a la que se había visto sometida ella en particular, desde el mismo comienzo de su carrera como maniquí y otras modelos en general, para tener el peso ideal según las tablas impuestas (principalmente en las pasarelas españolas) y a la vez “caber” dentro de los vestidos confeccionados por los grandes modistos … desvelando varias de las artimañas que muchas de ellas empleaban para poder seguir desfilando.

1516614801_144458_1516614981_noticia_normal

Es cierto que basar la aceptación de una modelo en función de su masa corporal (IMC) sin tener en cuenta la constitución de cada persona es un error, ya que hay personas sanas que son tremendamente delgadas por genética, como también es sabido que personas delgadas tienen estructuras óseas de mayor envergadura y por tanto mayor peso, siendo que cumplen por otro lado con las tallas requeridas  para desfilar en la actualidad. Pero el problema no desaparece si recurriendo a esta premisa, dejamos la decisión en manos de l@s Diseñador@s , ya que está más que demostrado que si las Organizaciones de las pasarelas de todo el mundo, l@s Creador@s, Fotógraf@s, Revistas de Moda,  y Agencias de modelos  no trabajan de manera conjunta, estaremos perpetuando una terrible realidad, que es que cada año mueran demasiadas personas por culpa de la anorexia (y otros trastornos alimenticios) debido principalmente a la venta generalizada a nivel mundial de una imagen irreal del cuerpo femenino.

weight-loss-2036969_960_720

Por supuesto, desde la Mercedes Fashion Week de Madrid han salido inmediatamente al paso de estas declaraciones para desmentir las palabras de Alba, ya que según la actual directora de la anteriormente conocida Pasarela Cibeles, Charo Izquierdo asegura que desde el 2006 existe un férreo control en la selección de las modelos, cuidando que no sólo estén sanas sino que lo parezcan. Las modelos que van a desfilar en cada edición deben llegar con un informe médico bajo el brazo y recurren a hacerles controles médicos si tienen dudas acerca de la salud real y actual de las mismas. Yo ni quito ni pongo una coma de estas palabras porque no tengo pruebas de lo contrario, pero como poco, pondría en cuarentena algunas de las cosas que contaba Blanca,  ya que yo al menos he sido testigo de alguna de estas presiones hacia las modelos años atrás y he conocido a muchas de ellas con trastornos muy serios de alimentación, aunque quizá, sean cosas del pasado y sólo se permita desfilar a mujeres anoréxicas en otras pasarelas que no están en España… (He encontrado, buscando sólo un poco , imágenes de modelos extremadamente delgadas en desfiles del 2016 en Australia).

3822772-fashion-italy-health-advertising-anorexia

Pocas personas saben que estuve trabajando como vestidora de modelos en los años 90, principalmente en la Pasarela Cibeles  de Madrid, pero también en desfiles privados como por ejemplo para Armani  en sus colecciones de Alta Costura, por lo que he visto de cerca lo bueno y lo malo que hay dentro del mundo de la moda, al que llevo dedicándome de una manera u otra desde los 12 años.

Yo entonces era bastante inocente y alucinaba en colores (en toda la paleta pantone), viendo de cerca las  prendas que acostumbraba a ver desde fuera cuando acudía a los desfiles como invitada, gracias a la madre de mi mejor amiga, en las revistas de moda (las que me regalaba mi padre mensualmente sabiendo de mi pasión por la moda) o incluso en la tele (programas que solía grabar en vídeo para ver una y otra vez). Estas prendas las podía tocar, observar con detenimiento, podía fijarme en ellas sin problema ni prisa en las costuras, en sus acabados, en su caída… admiraba con todos los sentidos las calidades y también descubría sin querer los defectos y “engaños visuales” que no hacían que perdiera ni un ápice de admiración, sino que me regalaba la posibilidad de lograr desfilar también mis prendas en esa misma pasarela que tenía entonces detrás de mí.

Además de las prendas, pasaba muchos momentos cerca de las modelos con las que compartía nervios, tensión, a veces algunas risas y también alguna que otra confidencia, porque mostrarte ante alguien desconocido en ropa interior, te hace más vulnerable, pero si sabes que la persona que tienes ante ti está allí para ayudarte, se crean vínculos temporales muy bonitos.

Durante los años 90 llegué a vestir a varias Top Models de la época, entre ellas a Claudia Schiffer , Naomi Campbell, Inés Sastre, Celia Forner o Helena Barquilla,  y puedo decir sin riesgo a equivocarme que ninguna de ellas era anoréxica, la naturaleza les había hecho un gran regalo, la casi perfección física y sabían bien cómo aprovecharla y mostrar sin vergüenza sus curvas.

4973f4dfb3d952ff6d95adc2932d58c4

              (Desde arriba: Celia Forner, izquierda: Judith Mascó, derecha: Inés Sastre                            y abajo: Helena Barquilla.)

Yo que he visto a Claudia como Dios la trajo al mundo, sin maquillaje y sin photoshop alguno, puedo decir que su cuerpo, comparándolo con otras modelos igualmente importantes, era perfecto , sin artificio alguno. Una belleza serena, sencilla, natural e incluso diría que inocente. Alguien además con una educación exquisita de la que hacía uso en todo momento, tratase con quien tratase. Ella sí que era y es para mí “una modelo a seguir ” por su buena actitud y desde luego se alimentaba de manera saludable y ni le faltaba ni le sobraba nada.

Claudia-Schiffer-2

También tuve la suerte de vestir a Inés Sastre y comprobé también la naturalidad con la que vivía su trabajo como modelo y la elegancia innata que poseía y posee, así como su belleza de raza que ponía en evidencia a sus “rivales” en la pasarela. Ella era todo risas y bromas desde que entraba hasta que acababa la jornada y eso ayudaba a crear el mejor de los ambientes a pesar de la seriedad del trabajo.

Al igual que a Claudia, puedo definirla físicamente como una mujer cuasiperfecta (para mí desde luego es perfecta), con sus curvas, equilibrada delgadez y de aspecto saludable. 

Photo of fashion model

Celia Forner fue mi modelo favorita durante varios años hasta que tuve la oportunidad de vestirla y se cayó para mí un mito, pero sólo por actitud, no obstante, debo reconocer, que como ocurre con las dos modelos citadas anteriormente, su cuerpo era perfectamente equilibrado, bella , bellísima y sin necesidad de artificios.

Por último, de las citadas, Helena Barquilla es con quien más me relacioné de manera personal por tener gustos comunes y por ser una persona accesible, cariñosa, generosa y tremendamente buena compañera. Tuve suerte de coincidir con ella en no pocas ocasiones y la buscaba para poder vestirla a ella frente a otras por las que sentía curiosidad, sabiendo que con ella, el buen rollo estaba asegurado. Además de esta buena actitud, le acompañaba un físico envidiable y que como en los casos anteriores estaba muy alejado de la anorexia.

Pero por desgracia, en esa misma época, fui testigo de cómo algunas modelos confesaban no haber comido nada en días y como una de ellas me enseñaba temblorosa la única cosa que había podido meterse en la boca para poder entrar en los vestidos que se habían seleccionado para ella (una barrita gelatinosa bajísima en calorías pero que subía la tensión para compensar ligeramente la falta de ingesta de alimentos). Algunas lloraban desconsoladas cuando comprobaban que no se podía cerrar la cremallera de su vestido… se sentían fatal por no haber cumplido con el compromiso de haber adelgazado lo suficiente para entrar y al menos yo, intentaba calmarlas y buscar alguna solución para que pudiesen salir a desfilar sin que fuesen amonestadas por no adelgazar y no llegar por tanto a una talla inferior a la 34…

modelcryingjillsander-030309

No puedo evitar pensar en cuántas modelos han fallecido víctimas de las exigencias de la Moda y cuántas siguen cayendo bajo sus tentáculos todavía hoy en día…

Casos como el de Isabelle Caro, las hermanas Eliana y Luisel Ramos o Ana Carolina Restón, son ejemplos de los estragos que causa la anorexia y destapa la presión que sufren muchas modelos para poder cumplir su sueño y trabajar desfilando en las mejores pasarelas del mundo…

Solo espero que el compromiso que han adquirido muchas de las pasarelas importantes, así como una gran lista de Diseñadores, haga que cambien de verdad las cosas y se acaben estas terribles imágenes de “cadáveres humanos” posando para revistas que venden supuestamente “Belleza” o desfilando con las pocas fuerzas que las mantienen en pie, mientras los responsables, “profesionales” sin escrúpulos, siguen adelante con sus vidas sin que les afecte más que a su bolsillo la muerte o desgraciado resto de vida a estas víctimas de la moda.