Este post no trata del uso del color negro en la moda, aunque desde luego daría para una larga serie, sino más bien de otra acepción de este color referido a la moda.

Nuestro uso del lenguaje está actualmente observado con una gran lupa y se encuentra en el punto de mira de muchos sectores de la sociedad por ser considerado poco integrador, en cuanto a género se refiere y por otro lado, un tanto políticamente incorrecto en cuanto a cierta terminología o frases hechas de uso habitual que contienen connotaciones negativas subliminales.

Nuestra comunicación verbal no siempre es inocente y las palabras, en ocasiones, ya sea de manera consciente o inconscientemente, pueden estar cargadas de dolor y/o agresión.

Por ejemplo, respecto al término “negro”, usamos estas expresiones que pueden resultar un tanto racistas si las observamos con detalle y que de no ser conscientes de esta realidad, si continuamos usándolas como si nada, lograremos perpetuar la discriminación existente. No hacer nada a veces es peor que hacer algo incorrecto por haber intentado cambiar las cosas.

Estos son algunos ejemplos:

  • cobrar en negro ( dinero ilegal) o mercado negro (ilegal)

  • tener la negra (tener mala suerte)

  • tener un día negro (tener un día terrible)

  • negros literarios (aquellos que escriben para los famosos)

  • trabajar más que un negro (trabajar como un esclavo)

  • una merienda de negros (sinónimo de caos y desorden)

  • oveja negra o garbanzo negro (persona rebelde o díscola de la familia)

Beatriz Varela, en su libro El español cubano-americano (1992), ha recopilado un buen número de singulares y pintorescas expresiones, entre ellas charolitos, morenos, pardos, tizones, chocolates, así como otras no menos humorísticas como caimitos, zanates cuscos, monos.

Traído este término al mundo de la moda y a riesgo de que alguien pueda sentirse ofendido por este post, nada más lejos de la realidad mi intención, ya que precisamente lo que pretendo es visibilizar una realidad histórica y llamar a las cosas por su nombre sin eufemismos ni postureos lingüisticos.

En el mundo de la moda, las mujeres negras no habían tenido cabida hasta los años 60. Por suerte, a partir de esa década por fin se abrió un mundo nuevo para las pieles de color ébano (y otros tantos tonos….).

Fueron Naomi Sims y Beverly Johnson las dos mujeres que en los años 60 y 70 abrieron el camino a las que llegarían después y que como el caso de la archiconocida Naomi Campbell, una de las top models de los años 90 llamada “La diosa de ébano”, revolucionaron por completo el mundo de la moda, dejando una huella imborrable diversificando y enriqueciendo la monotonía en el color de la piel de las pasarelas de todo el mundo.

La aparición de Sims y Johnson en las portadas de algunas de las revistas más importantes del mundo ( The New Yowk Times y Vogue entre otras), supuso un antes y un después a la hora de entender la moda tal y como la conocemos hoy en día.

La modelo inglesa Naomi Campbell en la Revista Bazaar y Naomi Sims, La primera top model afroestadunidense en la Portada de la Revista Life, en 1969. Fotos: Divulgación.telemetro

Beverly Johnson fue una famosa modelo de los años 70’s. Fue la primera mujer negra en aparecer en la portada de una Revista Vogue

A pesar de que durante los años 80 y 90 se han subido a la pasarela grandes modelos como Imán,  Khadija Adams (debo confesar que era mi favorita), Katoucha Niane, Amalia Vairelli, Rebecca Ayoko, Mouina (la musa de YSL), así como la ya mencionada anteriormente Naomi Campbell y muchas más  a partir de comienzos del SXXI  protagonizando  diversas campañas publicitarias para grandes firmas y siendo portada de revistas de gran renombre internacional, (siendo no obstante siempre mayoría la presencia de modelos blancas), han tenido que pasar 44 años para que de nuevo dos mujeres negras hagan historia en el mundo de la moda, más concretamente, en Vogue.

 Yves Saint Laurent fue el primero que hizo desfilar modelos negras en sus colecciones de Alta Costura.

A principios del mes de agosto se desveló “sin remedio”(lease con cierta ironía) un secreto que se hallaba hasta el momento bien guardado en ambos lados del Atlántico por el revuelo informativo amarillista que iba a causar su revelación.

Por uno de los lados del gran “charco” se adelantó la sesión de fotos de la que sería la protagonista de la portada de septiembre “September Issue” de Vogue USA, la cantante y modelo Beyoncé, mientras que por el otro lado del ya mencionado “charco”, no era otra sino la cantante de Barbados, Rihanna, quien sería la escogida por Edward Enninful (primer hombre en dirigir una revista Vogue de toda su historia, sustituyendo a Alexandra Shulmzn, quien había ostentado este cargo durante 25 años y que además, oh sorpresa!, es negro!!, de origen ghanés pero criado desde niño en Londres), para la edición más importante del año , la “The Big Fashion Issue” Vogue UK., convirtiéndose así en la primera mujer negra en ser portada de la versión británica de la “Biblia de la moda”, que además es el primer ejemplar a cargo de Edward, quien ha dirigido el estilismo de la misma, así como la producción del interior de la revista (no está nada mal como estreno).

Para ser justos hay que destacar que desde hace varios años, Rihanna ha protagonizado no pocas portadas de la revista Vogue, incluso en la edición de Arabia, pero la última edición de UK  hará historia sin duda.

Los diseñadores del vestuario elegidos son Marc Jacobs, Alexander Wang, Noir Kei Ninomiya, Gianvito Rossi y los tocados a cargo de Makoto Azuma, como también Alexander McQueen, Prada, Loewe, y Fenty. Con este listado no hay duda de que ha sido una elección más que acertada para llenar tanto la portada como gran parte de las más de 400 páginas de una de las revistas más esperadas no sólo en las islas británicas, sino también en todo el planeta.

La fotografía de esta edición de UK ha recaído en las manos de Nick Knight, con un primerísimo primer plano de Rihanna para las dos portadas elegidas tanto para la edición de kioscos como para la que sólo estará disponible en exclusiva para suscriptores, mientras que en el caso de la de USA ha recaído en una joven promesa de la fotografía, Tyler Mitchell , que con sólo 23 años se ha convertido en el primer fotógrafo negro en realizar una portada de Vogue setiembre. En el caso de Beyoncé, lo histórico no es que haya sido la primer mujer negra en protagonizar una portada de la edición september de USA , ya que ella misma lo hizo en el 2015, sino que en esta ocasión, a golpe de talón, ha sido la que imponiéndose a los criterios y dirección de la mismísima Anna Wintour, de quien se dice que nadie se atreve a toserle, ha liderado toda la producción, la elección de los diseñadores, los textos y hasta la elección del fotógrafo, haciendo de esta manera “historia” en la moda.

Pese a que este tipo de acciones desde mi punto de vista no son de mi agrado, en este caso y dado de quien se trata, al menos me guardaré el proceso personal judicial interno y externo del caso, dejándolo pasar, teniendo en cuenta que siendo Beyoncé la hija de un vendedor y de una peluquera y que como dato anecdótico destacable (desde el punto de vista de la moda), después de no haber encontrado diseñador/a  que quisiera vestir al grupo Destiny Child (la banda musical con la que comenzó su andadura), 

las grandes firmas no querían vestir a cuatro muchachas negras y curvilíneas”

sintiendo la moda en sus entrañas desde su concepción, ya que llevaba los genes de su abuela costurera, gracias a ésta, quien hizo uso de su creatividad y talento y suplió cualquier carencia económica, hizo realidad los deseos de sus hijos e insufló en su nieta este deseo de luchar por sus sueños y plasmarlos a través de la moda, por lo que creo que la historia o la vida le debía esta oportunidad de resarcirse por todo lo anterior y poder así llenar de orgullo a su abuela, quien tanto hizo por su descendencia.

Y aquí podría acabar el post, pero oh casualidad de la vida, como cuando tengo entre mis manos una revista de Vogue o si oigo hablar de ella, no puedo evitar relacionarla con la canción de Madonna que tanto éxito tuvo y cuya coreografía recuerdo haber reproducido hasta la saciedad, logrando así haberme abierto algunas puertas en el mundo de las relaciones públicas de discoteca…y dado que justo hoy es su cumpleaños, os dejaré este vídeo como despedida y recuerdo/homenaje a toda una carrera…

Ah!, ¿creeiáis que ya había acabado , verdad?, pues parece ser que no, porque todo tiene un hilo conductor en esta vida….en este caso un hilo bien negro que une a Madonna con África , que a pesar de haber sido acusada de usar a sus cuatro hijos adoptivos para seguir estando de moda (“Moda Negra”, como reza el título del post, en esta ocasión con un significado paternalista-colonialista), la verdadera realidad sólo la conoce ella y lo que sí nos llega es su labor humanitaria en el país de origen de sus hijos, por lo que vuelvo a escurrir el bulto y dejaré el juicio para instancias superiores a la mía propia, ya que no me considero digna de hacerlo….

Birthday ?????♥️

A post shared by Madonna (@madonna) on

foto que ha compartido Madonna en su Instagram celebrando su 60 cumpleaños

Y esta vez sí, me despido por hoy compartiendo un último hilo conductor, que une al director de la revista Vogue UK , Edward Enninful con Naomi Campbell, su gran amiga y quien organizó una fiesta especial tras su nombramiento como oficial de la Orden de Caballero del Imperio Británico a la que acudió Madonna…para así cerrar un círculo de color negro azabache o ébano o chocolate o qué se yo pero  sobre todo de color de  integración, respeto e igualdad de oportunidades, porque la vida como la moda no debe verse en Blanco o Negro, sino en Blanco y Negro y también de todos los demás Colores.