Una vez soñé que tejía tanto, pero tanto, tanto, que lo que iba a ser una bufanda para mí, se convirtió en una serpiente abrazadora que unía personas….y era tan larga esa serpiente de lana , que además de unirlas, les daba cariño con la ternura y suavidad de su tejido…

Una vez soñé que la serpiente de lana más larga del mundo llegó hasta donde había guerras y rescató a muchas personas que huían de ellas …algunas eran pequeñas y no sólo de tamaño sino de edad,  abultaban menos, pero corrían con tantas ganas que solían llegar las primeras, y a veces incluso las que eran más frágiles, eran ayudadas por sus propias madres, quienes las entregaban en brazos de la serpiente de lana con mucho ímpetu, que ni siquiera ella podía reaccionar….

Las abrazó sin pensar y sin miramiento y las llevó a lugar más seguro…aunque lejos de su hogar…

Una vez soñé que la serpiente de lana tejida con amor y que abrazaba siempre a quien buscaba refugio, un día se mojó mucho y descubrió que era por las lágrimas vertidas por todas las personas a las que abrazaba a diario, ya que a pesar de recibir cariño de sus propios tejidos lanarios, éstos no eran humanos…

Ella lo sabía, pero no entendía porqué sus abrazos no eran suficientes, porqué no era capaz de calmar o aliviar el sufrimiento de esas personas a las que había cogido tanto cariño…

Un día soñé que la serpiente que estaba empapada de lágrimas saladas y se encontraba sola por primera vez , sintió que necesitaba nadar y se tiró al mar….a un mar de lágrimas gigante….

En ese zambullido, se dio cuenta que una barca se hundía y que muchas personas se estaban empezando a ahogar , así que no se lo pensó dos veces para rescatarlas y las abrazó con miedo de no lograr salvar a todas.

Las llevó hasta la orilla y volvió una vez y otra vez más al mar para ver si había mas personas a las que salvar…

Esa serpiente se llamaba Aquarius….

del periódico digital ultima hora punto com

Aquarius en realidad no es sólo una serpiente, no es sólo un refresco, no es sólo un barco, es un himno histórico, es el sonido de una revolución que tuvo lugar aquel mayo de 1968, cuando se intentó lograr un cambio social, cultural y también político …..una revolución que se llenó de tejidos estampados de una rica multiplicidad de colores, de pantalones acampanados como si fuesen trompetas humanas que clamaban justicia, de flores en el pelo y sobre todo revestidos de tejido humano, de tejido social

Cuando la Luna esté en la séptima casa
y Júpiter se alinee con Marte,
entonces la paz guiará a los planetas
y el amor conducirá a las estrellas

Es el amanecer de la era de Acuario…
la era de Acuario
¡Acuario!
¡Acuario!

Abundarán la armonía y la comprensión,
la simpatía y la confianza,
no habrá más engaños ni más burlas,
una vida dorada, sueños de visiones,
una revelación mística cristalina,
y la auténtica liberación de la mente
¡Acuario!
¡Acuario!

Cuando la Luna esté en la séptima casa
y Júpiter se alinee con Marte,
entonces la paz guiará a los planetas
y el amor conducirá a las estrellas

Es el amanecer de la era de Acuario…
la era de Acuario
¡Acuario!
¡Acuario!

Nuestra generación es co-responsable junto a los dirigentes de nuestros gobiernos de tejer una nueva red, de tejer una musculatura más humana, un verdadero tejido social para crear relaciones entre la ciudadanía local y personas refugiadas o migrantes basadas en una relación de interculturalidad. De entretejer comunicaciones entre personas en las que ninguna es superior a otra, en la que todas tienen cabida, todas tienen voz y todas aportan…

El  barco que ha rescatado a 629 personas nos ha abierto una ventana a descubrir otro mundo que nos es desconocido pero que está delante de nuestras narices y al que no podemos dar de lado ni dejar que desaparezca sin mover un sólo dedo…

Quizá este simbolismo del “Aquarius”, que nos recuerda algo que despertó en la sociedad de mitad del siglo XX, y que movilizó a la juventud de  esa época, sirva de ejemplo para no repetir los errores y sí imitar aquello que hizo que algunas cosas sí que cambiaran a mejor y que ahora podamos disfrutarlas las personas del presente.

Podemos y debemos crear por tanto una gran red, una red de pesca que rescate personas de una muerte anunciada e injustamente precipitada. Una red que no sólo es física, que no sólo se teje para atrapar a quienes huyen de la muerte, sino una red social, lejos del mar, que las pueda integrar, una red que permita que puedan intercambiar aquellos conocimientos que poseen y aquella ilusión renovada por la esperanza de una vida real.

No por casualidad la religión más importante del mundo,  la Cristiana, fue fundada a partir de una piedra, Pedro, pescador judío que se hizo “Pescador de hombres” por su amigo y admirado Jesús….