¡Hola a todos!

Esta semana terminamos el año, hablándoos del Castillo de Lorca, el último castillo que he tenido el placer de visitar y que volveré a visitar con más tiempo en cuanto pueda.

Por lo pronto, os contaré un poquito acerca de él…

El Castillo de Lorca es la seña de identidad de la ciudad, símbolo de poder y de la lucha incesante entre el reino nazarí de Granada y la Corona de Castilla. El castillo-fortaleza, es un lugar donde la historia se vive de primera mano a través de exposiciones, talleres para toda la familia, visitas guiadas y actividades extraordinarias durante todo el año. En este mismo recinto, puedes conocer escenarios tan emblemáticos como las murallas, las caballerizas, los aljibes, la Torre del Espolón, la Torre Alfonsina o la Sinagoga Judía.

Allí descubrimos que el Castillo se puede utilizar para eventos, y me parece un paraje súper diferente donde celebrar una boda, por ejemplo, sobre todo para amantes de los castillos como yo.

Además, el castillo dispone de visitas guiadas según horarios, audioguía si lo prefieres, una Cafetería llamada Las Caballerizas del Castillo donde desde su terraza podemos ver el espectáculo de aves rapaces que a mediodía se realiza y que es precioso. También podemos encontrar una tienda de recuerdos dentro del castillo, un parking con aparcamientos para discapacitados y silla de ruedas.

Si viajas con tu mascota, en el Castillo de Lorca las mascotas son bienvenidas para acompañar a sus dueños durante la visita a la Fortaleza Del Sol.

Nosotros visitamos el castillo, el aljibe… y acabamos nuestra visita tomando algo al sol en la terraza de la cafeteria mientras disfrutábamos del espectáculo de aves rapaces que me encantó…

¿Qué te ha parecido esta visita?

A mi se me hizo muy corta, ¡estoy deseando volver!

Un beso,

Mónica.