¡Hola de nuevo!

Si nuestro primer día en Málaga había sido intenso, teniendo en cuenta lo que aún nos quedaba por ver, sólo era el calentamiento.

Nuestra primera parada fue Nerja. Tenía muchas ganas de visitar las Cuevas de Nerja y el Balcón de Europa. Los había visto en fotos y vídeo, pero siempre la realidad supera la ficción.

Las Cuevas de Nerja es una parada obligatoria en cualquier viaje a la zona de Málaga. Es un complejo de dos cuevas de 4 kilómetros de largo y 35 kilómetros de ancho, situadas al norte del pueblo. Lo más llamativo de estas cuevas de piedra caliza es que cuenta con la estalactita más larga y grande del mundo, con una altura de 33 metros y una base de 13×7 metros, que se ubica en la Sala del Cataclismo.

Estas Cuevas fueron descubiertas por casualidad el 12 de enero de 1959 por un grupo de niños que estaban cazando murciélagos y pisaron el agujero de La Mina que da acceso a las cámaras de las cuevas. Después de que un grupo de expertos determinará el valor del descubrimiento, las cuevas fueron dadas a conocer mundialmente.

Fue declarada Patrimonio Histórico Español y Bien de Interés Cultural en 1985, gracias también a las pinturas de los cazadores de la Edad de Piedra encontradas en su interior.

Bajamos a la playa de Nerja a comer al restaurante ‘María Bonita’ a pie de playa. Comida, situación, personal y precio de 20 sobre 10.

Y por fin… estaba ahí. Por fin. Hola, Balcón de Europa, encantada de conocerte. Llevaba soñando con estar aquí mucho tiempo y me encuentro sin palabras en este momento. Si parecías increíble, una vez aquí creo que eres alucinante. Ya estaba en uno de los lugares más famosos de Andalucía, un lugar idílico para tomar una fotografía panorámica del Mar Mediterráneo. o para posar junto a la estatua del Rey Alfonso XII, el Rey que bautizó este maravilloso lugar, hecho que se produjo cuando se asomó a lo que fue antiguamente un punto de vigilancia para los enemigos, llamado Paseo de la Batería y gritó: “este es el Balcón de Europa”.

¿Conocéis Frigiliana? ¿Os suena al menos el nombre? A mi me habían hablado bastante de ese pueblo y de su encanto, pero tampoco lo imaginaba tal y cómo es. Se encuentra muy cerquita de Nerja y si disponéis de un rato, podéis aprovecharlo visitando ese pueblo lleno de encanto.

Después de visitar Nerja y Frigiliana, volvimos a Málaga para pasar por chapa y pintura, ya que había que aprovechar el sábado norte malagueño. Reservamos mesa para cenar en el Restaurante ‘Buenavista’. Pasamos una velada muy agradable, con música en directo y comida italiana para todos los gustos.

No alargamos mucho la noche, ya que al día siguiente nos esperaban más planes y el viaje de vuelta y debíamos descansar… (Y el sueño podía con nosotros desde media tarde ya…)

Gracias por haber llegado hasta aquí de nuevo, en el próximo post os contaré el final del primer viaje de este 2018, un viaje increíble.

¡Hasta la próxima!

Mónica.