¡Hola de nuevo!

Amanecimos el domingo que terminaba nuestra aventura en Málaga con unos planes, sin tener en cuenta el tiempo…

Comenzamos el día desayunando en Dulces Dreams Boutique Hostel, situado en la Plaza de los Mártires Ciriaco y Paula, 6, en el centro de Málaga.

Como ya habíamos sido informados, todos los domingos del año en horarios concretos la entrada es gratuita en los Museos De Málaga; como: El Museo Picasso, Museo Carmen Thyssen Málaga, Museo Jorge Rando Málaga, Museo Automovilístico y de la Moda de Málaga, entre otros. Pensamos en aprovechar esa oportunidad para visitar el Museo Picasso, pensamiento que no fuimos los únicos en tener viendo las colas que encontrábamos en cada museo al que intentamos entrar. Esto fue debido también a que el tiempo no acompañaba para hacer otros planes al aire libre,  ya que como anunciaba el tiempo, las lluvias iban a estar amenazantes todo el día.

Aprovechando un respiro de la lluvia, nos dirigimos desde el centro caminando hasta el Castillo de Gibralfaro, desde donde pudimos disfrutar de unas maravillosas vistas del puerto y de gran parte de la ciudad mientras subíamos hasta la entrada, que por cierto, AVISO PARA NAVEGANTES: ¡Utilizad calzado cómodo para subir hasta el castillo! Hay una subida bastante pronunciada y resbaladiza, y más si está humeda.

El Castillo de Gibralfaro, se puede considerar ligado a los orígenes de Málaga como asentamiento humano. Debía existir con anterioridad a la dominación romana, ya que fueron los árabes los que le dieron estructura de fortaleza. El monte recibía el nombre de «Jabal-Faruk» (montaña de faro), de dónde se dice proviene su nombre en la actualidad. En la primera mitad del s. XIV, Yusuf I construye el castillo y otras dependencias.

En la Reconquista sufrió el asedio de los Reyes Católicos durante el verano de 1487 y Fernando el Católico lo convirtió en su residencia temporal tras la victoria. Además, designó el castillo como elemento del escudo de armas de la ciudad de Málaga.

Esta fortaleza dispone de dos líneas de murallas  y ocho torreones. La muralla exterior se une con la coracha, muros dispuestos en formas zigzagueantes que unen el Castillo con la Alcazaba. Por su parte, la interior permite recorrer todo el perímetro de la fortaleza.

El Castillo se puede dividir en dos partes. La superior recibe el nombre de patio principal y en ella encontramos el Centro de Interpretación. En esta zona se encuentra la torre Mayor, con 17 metros de altura, el pozo fenicio y los baños. El pozo de Airón está excavado en roca viva y tiene una profundidad de 40 metros.

La parte inferior o patio de armas, concentraba los barracones de la tropa y las caballerizas. La torre Blanca, orientada hacia el noreste, es una de las más visibles y en su interior conserva un aljibe, dependencias y almacenes.

Después de toda la mañana recorriendo Málaga a pie el hambre empezaba a aparecer. Era ya tarde y aún nos quedaba el viaje de vuelta, pero como queríamos acabar el viaje por todo lo alto, como lo empezamos, fuimos a comer a ‘La Calle Burger’, un lugar a la altura de las circunstancias. Esta hamburguesería se encuentra en el Paseo Marítimo El Pedregal, 11, en Pedregalejo. En su carta, encontrarás hamburguesas de elaboración casera, procedentes de cortes 100% seleccionados y procesadas en el mismo local. El pan es de excelente calidad y las patatas… ¡ay, las patatas! También muy recomendables los nachos, unos de los mejores que he probado… 🙂

 

 

Como se encuentra en primera línea de playa, desde la planta superior del local puedes disfutar de unas vistas alucinantes mientras disfrutas de cualquiera de las variedades que encontramos en el menú.

 

Con esto acabamos nuestro primer viaje del año, con mil nuevos planes para hacer y lugares para visitar que en esta ocasión no pudieron llevarse a cabo y con muchísimas ganas de volver.

Gracias una vez más por llegar hasta aqui,

Un beso,

Mónica.