¡Hola a todos!

¿Qué tal lleváis el verano? 

Yo este fin de semana he estado en la provincia de Córdoba, en mi Andalucía querida. He tenido la boda de una de mis amigas y he aprovechado para visitar a otra más el domingo. 

¿Que dónde he ido? Esperad, esperad… Es uno de los pueblos más bonitos de España y tiene una cueva llamada La Cueva de los Murciélagos. Este domingo he visitado Zuheros. 

El lugar que hemos elegido para comer en esta ocasión ha sido el Mesón Atalaya, por recomendaciones de personas que conozco de la zona, y no nos hemos equivocado en la elección. 

Se encuentra en la Calle Santo, en un enclave precioso. Aunque teniendo en cuenta como he dicho antes que es uno de los más bonitos de España… Es uno de los pueblos blancos característicos andaluces, con sus calles estrechas llenas de flores y con unas cuestas interesantes cuanto menos… 

El personal del Restaurante ha sido súper atento y paciente en todo momento y nos han ayudado a decidir cuando al ver la carta… ¡queríamos todo! Tenéis en ella para elegir una gran variedad de entrantes, carnes, pescados, platos recomendados y unos postres para morirse… Cabe destacar también que los precios no son para nada elevados y son muy acertados teniendo en cuenta la calidad de los platos.

Finalmente nos decidimos por una Ensalada de la casa, Queso de Zuheros al horno y Presa ibérica. De postre, como no podía ser de otra manera, elegimos la tarta de queso casera, que tal y como nos dijeron era la mejor de España  y no diré ni sí ni no, ni todo lo contrario… ¡Os tocará ir a probarla!

Dando una vuelta por el local, encontramos un patio precioso y un comedor súper acogedor. ¡Decidme si no dan ganas de quedarse ahí a vivir!

¿Qué os ha parecido? Os animo a visitar ese Mesón para probar la tarta, ¡al menos!

Como siempre os recuerdo, muchísimas gracias por etiquetarme en vuestras historias en Instagram de los sitios donde vais recomendados por mi, me hacen muchísima ilusión. Podéis hacerlo etiquetándome como @conlunaresyaloloco.

Una semana más, muchas gracias por llegar hasta aquí. Nos leemos la semana que viene,

Un beso,

Mónica.